Master Plan para destruir la Iglesia católica.CAPÍTULO VI: ¡LAS MONJAS A LA CALLE!

CAPÍTULO VI: ¡LAS MONJAS A LA CALLE!

El plan contra los hábitos es también sacar a las monjas de sus claustros. La idea es la misma. Insinuar que los “hermanos” de la calle las necesitan, que una carmelita puede hacer mucho bien curando enfermos y llevando escuelas, etc. ¿Quién no se va a conmover ante una llamada urgente del amor al prójimo, de asistir al que sufre, al que llora, al que necesita, si es el mismo Cristo el que sufre y el que llora cuando sufre y llora el “hermano?”.

El Masterplan está teniendo gran éxito en esto. Muchas clausuras han cerrado. Estos claustros de amor a Dios están dejando de existir. Sabe muy bien que estas almas enterradas en vida por Cristo son el fuego que alienta a la cristiandad. Al salir a la calle desaparecerán esos fuertes infranqueables; al vestirse de seglares pronto se darán cuenta de que se puede “amar” mejor al “hermano” no siendo monja. El final es poner al hombre en el pedestal de Dios. El hombre es Dios ; Dios no existe, no hay que adorarlo, no hay que sacrificar una vida entera por Dios, sino por el hombre que es el verdadero Dios.

 

Mientras haya conventos de clausura habrá castillos invencibles de amor a Dios, y su destrucción es esencial para implantar el primer mandamiento como “amor” al prójimo y olvidarse del amor a Dios. Querido sacerdote o Monja: por favor… por amor a Dios, pónganse otra vez su sotana y su hábito. Cada paseo que dé por la ciudad está gritando el amor a Dios y al prójimo cien mil veces mejor que con mil discursos o con mil “obras” de caridad; será un testimonio viviente del amor de Cristo que sigue existiendo realmente en la vida de ustedes. Y siéntase orgulloso de ser lo que es, y demuestre al mundo que se siente orgulloso de serlo.

Comentarios. Perfecto. Muy poco que añadir, pero no olvidemos que estos argumentos contra curas y monjas vienen de muy atrás, son argumentos añejos y mohosos, que como “el timo de la estampita” siguen captando a personas sin formación. Su constante repetición logra muchos éxitos. Recordemos que  las monjas encerradas, practicando la más noble e importante de todas las oraciones, la de alabanza es muy grata a Dios, y  consigue más que el trabajo de miles de personas. Podemos entender que un amigo de confianza de un ministro pueda conseguir mejores resultados que las múltiples peticiones de comunidades enteras. Las monjas y monjes de clausura son de los mejores amigos de Cristo. ¿Entonces, por qué los amigos no han de parecer que son  amigos y por qué empeñarnos en que las peticiones de los amigos son inútiles ?

Un comentario en “Master Plan para destruir la Iglesia católica.CAPÍTULO VI: ¡LAS MONJAS A LA CALLE!

  1. Muy de acuerdo, …demasiado modernismo, ha minado la vida de la Iglesia desde el CVII, hace falta una disciplina. A los seminarios y noviciados , se ha de vetar la entrada de personas, con formación religiosa , moral y cultural, deficiente. La iglesia tiene que retomar el control sobre sus hombres y mujeres consagrados, y defenderse contra toda idea populista, marxista y de modernismo exacerbado y laicista. El propio Pablo Vi, al echar una mirada atrás y ver las malas interpretaciones del CVII, afirmó :Por una fisura, el humo de Satanás ha entrado en el templo de Dios… El diablo existe… Es un ser viviente, espiritual, pervertido y pervertidor, una realidad terrible, misteriosa y temible.(Pablo VI, 29 de junio de 1972 Alocución. Noveno aniversario de su coronación.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *