La noble sencillez del culto cristiano

www.conelpapa.com

¿En qué se centra el culto?

En Dios. La ceremonia, que es un medio y no un fin en si mismo, debe llevar al pueblo a Dios, ayudándole a convertirse en un adorador.

¿Existe un lenguaje religioso del cuerpo?

Sí; y mediante ese lenguaje del cuerpo, compuesto por gestos, acciones y signos sagrados, el hombre puede hablar y glorificar a Dios.

¿Que características deben tener las ceremonias cristianas?

La nobleza y la sencillez.

La nobleza no es ostentación mundana. Indica elegancia, esplendor y el deseo de ofrecer lo mejor a Dios. Es nobleza de las acciones, de los gestos, de los ornamentos y de los vasos sagrados. En esa nobleza reconocemos la belleza de Dios. Refleja la nobleza de un pueblo renacido, confiado y esperanzado por el Misterio Pascual.

La sencillez no es simpleza, sino cuidado de los detalles; en la genuflexión, sencilla y bien hecha; en la preparación del culto; en la atención a lo esencial.

Para saber más: Elliot, Guía práctica de Liturgia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *