El latín, lengua de la Iglesia

www.unavocesevilla.info

 

El abandono generalizado de la lengua latina en la actualidad, tanto para la liturgia como su enseñanza en muchos seminarios, es una realidad que no por cierta deja de ser lamentable. Aparte de la pérdida cultural que esto supone, el “arrinconamiento” del latín nos está privando de los muchos beneficios que la que continúa siendo lengua oficial de la Iglesia Católica conlleva. Muchos y muy variados han sido los argumentos con los que a lo largo de la historia (y también en la actualidad) han defendido pastores, santos e intelectuales católicos el uso de la lengua latina. Su “catolicidad”, es decir, su universalidad para la Iglesia, que es Una; su inmutabilidad, al no estar sujeta a los cambios que sobrevienen a las lenguas modernas y consiguientemente su capacidad de mantener intacto el legado de la doctrina católica y su interpretación; el beneficio del uso de una lengua distinta de la cotidiana para dirigirse a Dios en la oración, ayudando a la máxima sacralización de ésta; su sencillez y su belleza… todas son razones de peso para defender este tesoro de la Iglesia y difundir su conocimiento al tiempo que fomentar su uso en nuestros días.

 

Recomendamos a nuestros lectores la visita de este enlace http://www.lengualatina.org/moodle18/  que corresponde a la página del Profesor Polanco, donde se puede seguir un curso gratuito de Latin Para la Santa Misa, sencillísimo, que habilita para entender y aprender desde el primer día las oraciones, cantos y textos de la liturgia latina.

DOCUMENTOS:

PDF: Constitución Apostólica “Veterum Sapientia”, del Beato Juan XXIII, para promover el uso del latín

PDF: El latín y el Magisterio de la Iglesia, introducción al “Curso de Latín Eclesiástico” escrito por nuestro amigo el Rvdo. P. Dr. D. Gabriel Díaz Patri, Prbro.

PDF: Modo de leer el latín. Un breve documento en el que se explica el modo correcto de pronunciar el latín, con la pronunciación romana.

PDF: Curso avanzado de latín. Para conocer la lengua de la Iglesia, entenderla y ser capaz de escribir en ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *