Mi pacientísimo Jesús, veo que das los primeros pasos bajo el peso enorme de la Cruz, y yo uno mis pasos a los Tuyos y cuando Tú, débil, desangrado y vacilante estés por caer, yo estaré a Tu lado para sostenerte, pondré mis hombros bajo la Cruz para dividir junto Contigo el peso de ella

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *