Meditando con Don Antonío Cossío

 

“Cristo no quiso que viviéramos la vida cristiana sin la Virgen.Ella nos va dando la consistencia de Cristo.Y no se trata de rezar a la Virgen (cosa importantísima), sino de esa presencia constante de la Virgen en nuestras vidas”

Nuestra Señora de la Esperanza, de singular devoción para Don Antonio.Se venera en la Parroquia de San Francisco de Santander.

 

“Pon a la Virgen en tus problemas y verás los problemas con sus ojos, con su corazón y con su omnipotencia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *