El obispo Schneider obtiene una respuesta peronista totalmente inútil de parte de Francisco sobre la “Diversidad de las religiones”

schneider.jpg

No sé sobre todos ustedes, pero estoy verdaderamente cansado y enfermo de ser tratado como si todos fuéramos una pandilla de idiotas integrales. Y cuando veo buenos obispos y sacerdotes haciendo contorsiones mentales para tratar de conciliar declaraciones poco ortodoxas del Papa sólo porque él es el Papa, eso no ayuda en nada. Estamos atrapados con Francisco. Él es el Papa. Es un mal papa. Podría decirse que es un papa malvado. Está tan lejos de cualquier concepción de la ortodoxia católica que es casi imposible comprender cómo podría ser papa. (Barrunto los comentarios de los turbovacantistas en 3 … 2 … 1 …). Pero está el hecho es que fue elegido en un cónclave legítimo y aceptado universalmente. ¿Y ahora qué? Ahora estamos atascados tratando de descubrir cómo alguien que dice las cosas que dice podría no ser una violación viviente de la indefectibilidad. Y eso es algo muy difícil de conseguir. Tengo respeto por el obispo Athanasius Schneider y a los obispos de Kazajstán por ir al Papa y plantear objeciones a las cosas que ha dicho. El obispo Schneider, como se reveló en una entrevista ayer en LifeSiteNews, preguntó acerca de los comentarios hechos por el Papa Francisco sobre Dios queriendo una diversidad de religiones en la declaración de Dubai. Aquí está:

¿Puede decir más sobre cómo el Papa Francisco respondió a su preocupación por la declaración de Abu Dhabi sobre la diversidad de las religiones?

El controvertido pasaje dice: ” El pluralismo y la diversidad de las religiones, el color, el sexo, la raza y el lenguaje son deseados por Dios en su sabiduría, con la cual creó a los seres humanos”.

Sobre mi preocupación acerca de la frase utilizada en el documento de Abu Dhabi, que Dios “quiere” la diversidad de las religiones, la respuesta del Papa fue muy clara: dijo que la diversidad de las religiones es sólo la voluntad permisiva de Dios. Hizo hincapié en esto y nos dijo: también se puede decir que la diversidad de las religiones es la voluntad permisiva de Dios. Intenté profundizar más en la pregunta, al menos citando la oración como se lee en el documento. La frase dice que, de la misma forma que Dios quiere la diversidad de sexos, color, raza y lenguaje, así también Dios quiere la diversidad de las religiones. Existe una comparación evidente entre la diversidad de las religiones y la diversidad de los sexos. Le mencioné este punto al Santo Padre y él reconoció que, con esta comparación directa, la oración puede entenderse erróneamente. En mi respuesta le hice hincapié en que la diversidad de los sexos no es la voluntad permisiva de Dios, sino que Dios la desea positivamente. Y el Santo Padre reconoció esto y estuvo de acuerdo conmigo en que la diversidad de los sexos no es un asunto de la voluntad permisiva de Dios. Pero cuando mencionamos estas dos frases en la misma oración, entonces la diversidad de las religiones se interpreta como una voluntad positiva de Dios, como la diversidad de los sexos. Por lo tanto, la oración lleva a dudas e interpretaciones erróneas, y así fue mi deseo, y mi petición de que el Santo Padre rectificara eso. Pero él nos dijo a los obispos: pueden decir que la frase en cuestión sobre la diversidad de las religiones significa la voluntad permisiva de Dios. Para los lectores que pueden no estar familiarizados con la distinción entre la voluntad permisiva y positiva de Dios, ¿pueden dar algunos ejemplos de otras cosas que Dios permite a través de su voluntad permisiva? Sí, la voluntad permisiva significa que Dios permite ciertas cosas. Dios permitió o permitió el pecado de Adán y todas sus consecuencias; e incluso cuando nosotros pecamos personalmente, en cierto sentido, Dios lo permite o lo tolera. Pero Dios no quiere positivamente nuestro pecado. Lo permite en vista del sacrificio infinitamente meritorio de Nuestro Señor Jesucristo en la Cruz y porque no quiere destruir nuestra libertad. Este es el significado de la voluntad permisiva de Dios. El obispo Schneider trata de evidenciar el hecho de que el contexto deja claro que no pudo haber querido decir una voluntad permisiva respecto a la diversidad de las religiones cuando obviamente, en la misma oración, indicaba una voluntad positiva cuando se refería a la diversidad de razas y sexos. Entonces Francisco espeta la Regla de Perón y le dice al obispo Schneider lo que quiere escuchar: “Sí, claro, claro, niño, eso es lo que quise decir. Ve y dile a la gente que quise decir voluntad permisiva. ¡Esa es la clave! Para aquellos de ustedes que no están familiarizados con la Regla de Perón, aquí está, en la forma de una anécdota tomada de el libro El Papa dictador (The Dictator Pope): Se cuenta la historia de que Perón, en sus días de gloria, una vez se propuso inducir a un sobrino en los misterios de la política. Primero trajo consigo al joven cuando recibió una delegación de comunistas; después de escuchar sus opiniones, les dijo: “Tienes toda la razón”. Al día siguiente, recibió una delegación de fascistas y respondió nuevamente a sus argumentos: “Tienes toda la razón”. Luego le preguntó a su sobrino qué pensaba. El joven dijo: “Usted ha hablado con dos grupos con opiniones diametralmente opuestas y les dijo a ambos que estaba de acuerdo con ellos. Esto es completamente inaceptable “. Perón respondió:” También tienes toda la razón “. Una anécdota como esta es una ilustración de por qué no se puede esperar que nadie evalúe al Papa Francisco a menos que comprenda la tradición de la política argentina, un fenómeno ajeno al resto de la experiencia del mundo; Francisco ha sorprendido a la Iglesia porque no tenía la clave para entenderlo: él es Juan Perón en traducción eclesiástica. Aquellos que buscan interpretarlo de otra manera están perdiendo el único criterio relevante. Aplaudo al obispo Schneider, nuevamente, por tener el valor de pedirle al Papa una aclaración directamente a su cara. ¿Pero para luego dar la vuelta y pretender que esta respuesta es suficiente de alguna manera? No, lo siento, no es suficiente. Todos sabemos lo que quiso decir. Monseñor Schneider vio claramente la trampa. Pero ahora, en la esperanza de reconciliar lo irreconciliable, podemos jugar a hacer creer como si esto no fuera una auto-contradicción flagrante. No tengo paciencia para este juego. Estoy trabajando en un video sobre por qué sigo manteniendo la línea de que Francisco es el papa legítimamente elegido a pesar de todo esto, así que estad atentos. Lo esencial es simple: si no podemos confiar en que la Iglesia nos diga quién es el Papa cuando las elecciones papales están tan estrechamente relacionadas con el dogma (es decir, que el hombre elegido Papa es el sucesor de San Pedro con todo el poder y la autoridad asociado a esa oficina), entonces no podemos confiar en la Iglesia para nada. Si Benedicto es todavía el Papa, aunque ninguno de los sucesores apostólicos lo cree, incluyendo a Benedicto, entonces es que la Iglesia es capaz de ser engañada y subsecuentemente engañar a los fieles en un hecho dogmático. Esto implica necesariamente que la Iglesia ha desertado. Y si creemos que la Iglesia es lo que ella dice que es, eso es imposible. Pero el dilema al que nos enfrentamos es que Francisco también parece ser imposible. ¿Cómo puede un hombre que dice las cosas que dice no ser una violación de la infalibilidad e indefectibilidad? Es casi una situación de maldito si lo haces, maldito si no. Parece que no importa el camino que tomes, la Iglesia ha desertado y las puertas del Infierno han prevalecido. Así que aquí es donde nos vemos obligados a caminar por la fe y no por lo que observamos. Si queremos seguir creyendo, debemos confiar en que Dios sabe algo que nosotros no sabemos y que todo quedará claro. Que hay cosas que permanecen ocultas, y que no lo resolveremos por nuestra propia humana inteligencia y razón. Pero con todo lo dicho, pretender que estas cosas se pueden interpretar de una manera ortodoxa tampoco hace ningún favor a nadie. De hecho, daña la credibilidad de quienes intentan hacerlo. Lo entiendo. No hay buenas respuestas. Eso no significa que no debamos discutir el problema tal como es, en lugar de tratar de encontrar una cucharada llena de azúcar para tragarlo.

Steve Skojec

Traducido por Alberto G. Corona

Adelante la Fe / Enlace original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *