Notre Dame es una señal poderosa de Dios a Su Iglesia. Es un ‘grito del corazón’ para la conversión, especialmente de sus Pastores: Mons. A. Schneider

“Os digo que no, y que, si no hiciereis penitencia, todos igualmente pereceréis” (Lc. 13, 4-5).

 

Mons. A. Schneider: “La discriminación y el ridículo que la Fe católica ha sufrido a manos delestablishment político francés y el panorama de los medios de comunicación franceses, los cuales, ambos están firmemente en manos de los actuales poderes anticristianos y masónicos en Francia.

El incendio de Notre Dame es sin duda una señal poderosa y conmovedora que Dios está dando a su Iglesia en nuestros días. Es un ‘cri de coeur’ [grito del corazón] para la conversión auténtica, ante todo entre los pastores de la Iglesia.

Esta es una representación simbólica y altamente evocadora de lo que ha sucedido en la vida de la Iglesia durante los últimos cincuenta años, mientras el pueblo ha sido testigo del incendio de las obras maestras espirituales más preciosas de la Iglesia, es decir, la integridad y la belleza de la fe católica, la liturgia católica, y la vida moral católica, especialmente entre los sacerdotes.

Si los Pastores de la Iglesia se niegan a hacer penitencia por el incendio espiritual de los últimos cincuenta años y por la traición del mandato universal de Cristo de evangelizar, no debemos temer entonces que Dios envíe otra señal y más sorprendente como ¿una conflagración devastadora o un terremoto que destruiría la basílica de San Pedro en Roma?”.

 


 

Algunas consideraciones sobre el incendio de la Catedral de Notre Dame en París.

 

Por Mons. Athanasius SchneiderDominus Est. 18 de abril de 2019.

 

notre_dame_fire_2_-_gettyimages_810_500_75_s_c1.jpg

 

La vehemencia del rayo con que el fuego envolvió la Catedral de Notre Dame en París lo deja a uno con la impresión de que un evento inesperado había llegado como un rayo de la nada. Y, sin embargo, visto como un fenómeno, esta tragedia se produjo después de una serie de cientos de ataques incendiarios sistemáticos contra varios objetos sagrados pertenecientes a la Iglesia Católica en Francia durante el año pasado.

Es también significativo que el incendio en Notre Dame ocurrió al comienzo de la Semana Santa, que es el corazón del año litúrgico para todos los católicos. Como los hechos en el caso aún se desconocen, no tenemos pruebas en las que basar las acusaciones de un complot para destruir la catedral. Sin embargo, uno se queda con una sensación de intranquilidad en el interior, especialmente cuando se considera la cadena de eventos sistemáticos anticatólicos, la marginación, la discriminación y el ridículo que la Fe católica ha sufrido a manos del establishment político francés y el panorama de los medios de comunicación franceses, los cuales, ambos están firmemente en manos de los actuales poderes anticristianos y masónicos en Francia.

Notre Dame no es solo el signo cultural y religioso más simbólico de la Iglesia Católica en Francia. Dado que Francia lleva el título de “hija primogénita de la Iglesia”, su catedral principal también tiene un profundo significado cultural y religioso para todo el mundo católico.

La destrucción de un signo visible de una vasta proporción como la Catedral de Notre Dame en París también contiene un inconfundible mensaje espiritual. El incendio de Notre Dame es sin duda una señal poderosa y conmovedora que Dios está dando a su Iglesia en nuestros días. Es un cri de coeur [grito del corazón] para la conversión auténtica, ante todo entre los pastores de la Iglesia. El fuego ha destruido en gran medida a Notre Dame, una obra maestra de la fe católica que data de siglos. Esta es una representación simbólica y altamente evocadora de lo que ha sucedido en la vida de la Iglesia durante los últimos cincuenta años, mientras el pueblo ha sido testigo del incendio de las obras maestras espirituales más preciosas de la Iglesia, es decir, la integridad y la belleza de la fe católica, la liturgia católica, y la vida moral católica, especialmente entre los sacerdotes.

El clímax de este incendio espiritual de décadas se ha manifestado en los escándalos de abuso sexual clerical que han sacudido profundamente a toda la Iglesia. Tristemente, debemos decir que el manejo del escándalo de abuso sexual clerical se ha mantenido más o menos en el nivel de consternación emocional. Las verdaderas raíces de esta crisis no se han revelado de manera transparente, ni, en consecuencia, se ha aplicado una medicina espiritual efectiva, ni se han aplicado normas canónicas perentorias. En un ensayo reciente y detallado, el antiguo Papa Benedicto XVI identificó una de las raíces más importantes de la crisis del abuso, es decir, la pérdida de la Fe verdadera, la prevalencia del relativismo moral, y la formación heterodoxa y no espiritual de los seminaristas. En reacción a la declaración del antiguo Papa Benedicto XVI, uno puede observar un silencio embarazoso – e incluso algunas protestas indignadas – retumbando a lo largo de las filas del establishment de los teólogos y clero liberales, que hoy son los verdaderos incendiarios espirituales en la Iglesia. Ellos ahora consideran que el antiguo Papa Benedicto XVI es un alborotador cuyas contundentes observaciones obstruyen su trabajo incendiario.

 

Si los Pastores de la Iglesia no reconocen en el incendio de Notre Dame una advertencia Divina, se estarán comportando como el pueblo en la Historia de la Salvación que no reconoció las advertencias que Dios les dio a menudo a través de las palabras incómodas e inmutables de los profetas, a través de catástrofes naturales y diversos eventos. La tragedia de Notre Dame me trajo a la mente de manera espontánea las siguientes palabras de Nuestro Señor: “Aquellos dieciocho sobre los que cayó la torre de Siloé y los mató, ¿creéis que eran más culpables que todos los hombres que moran en Jerusalén? Os digo que no, y que, si no hiciereis penitencia, todos igualmente pereceréis” (Lc. 13, 4-5).

El trágico incendio de la Catedral de Notre Dame en París es también una ocasión propicia para que todos los miembros de la Iglesia hagan penitencia por los actos de traición cometidos contra Cristo y sus divinas enseñanzas en la vida de la Iglesia durante los últimos cincuenta años. Penitencia y reparación, deben hacerse, especialmente por la traición al mandamiento de Dios Padre de que toda la humanidad debería creer en Su Divino Hijo, el único Salvador de la humanidad. Pues Dios desea positivamente sólo la única y exclusiva religión que cree que Su Hijo Encarnado es Dios y el único Salvador de la humanidad. Penitencia y reparación, deben hacerse también por la traición del mandato explícito de Cristo de evangelizar a todas las naciones sin excepción, primera entre ellas, el pueblo judío. Pues fue a ellos a quienes Cristo envió primero a sus Apóstoles, para traerlos a la fe en Él y a la Alianza Nueva y Eterna por la cual se estableció el Pacto antiguo y temporal.

Si los Pastores de la Iglesia se niegan a hacer penitencia por el incendio espiritual de los últimos cincuenta años y por la traición del mandato universal de Cristo de evangelizar, no debemos temer entonces que Dios envíe otra señal y más sorprendente como ¿una conflagración devastadora o un terremoto que destruiría la basílica de San Pedro en Roma? De Dios no se burlarán de manera indefinida y descarada tantos Pastores de la Iglesia de nuestros días, a través de su traición a la Fe, su servicio al mundo y la adoración neopagana de las realidades temporales y terrenales. A ellos se les dirigen también estas palabras de Cristo: Os digo que si no hiciereis penitencia, todos igualmente pereceréis” (Lc. 13, 4-5).

 

Que el fuego en la Catedral de Notre Dame en París, por triste y deplorable que sea, reavive – especialmente en los Pastores de la Iglesia – un amor y celo por la verdadera fe católica y por la ardiente evangelización de todos aquellos que aún no creen en Cristo. Y que tengan presente no marginar y excluir cobardemente al pueblo judío y musulmán de esta excepcional forma de caridad. Que el fuego en Notre Dame también sirva como un medio para inflamar en los Pastores de la Iglesia un espíritu de verdadero arrepentimiento, para que Dios pueda conceder a todos la gracia de una renovación en la verdadera Fe y en el verdadero amor por Cristo, Nuestro Señor. , Nuestro Dios y Nuestro Salvador.

Cuando la Catedral de Notre Dame en París comenzó a arder, había un grupo de fieles, con niños y jóvenes entre ellos, que se arrodillaron en el suelo y cantaron el Avemaría. Este fue uno de los signos más conmovedores y espiritualmente poderosos en medio de una gran tragedia. Que Nuestra Señora, Auxilio de los Cristianos, interceda por nosotros, que los Pastores de la Iglesia puedan comenzar, con la ayuda de los fieles laicos, a reconstruir las ruinas espirituales en la vida de la Iglesia en nuestros días. En la Iglesia, como en París, un proceso de reparación y reconstrucción es un signo de esperanza.

 

17 de abril de 2019

+ Athanasius SchneiderObispo Auxiliar de la Archidiócesis de Santa María en Astana.

 

Traducción de Dominus Est.

Tomado de  DominusEstBlog.wordpress.com

 

 

Leer también:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *