3 de agosto de 1936, el día en que se bombardeó El Pilar y la Virgen desactivó las bombas

 

La aviación republicana, en el curso de la Guerra Civil que se había iniciado el día 18 de julio, en su profundo odio a todo lo católico y español, bombardeó el templo del Pilar la noche del 3 de agosto de 1936; tras haber decidido acabar con la Basílica de la Virgen, y con su hermosa y querida devoción. Pero no lo consiguieron ni con bombas

Las dos bombas que en El Pilar se conservan, más una tercera que cayó a la parte exterior del Templo, fueron lanzadas en una noche clara de luna llena; por un avión que volaba muy bajo; y la guarnición nacional en Zaragoza contaba, en esos momentos, a pesar de que los oficiales al mando pudieron captar los sonidos del avión al acercarse, con muy poca reacción antiaérea y medios muy precarios para repeler la agresión. La guerra sólo llevaba quince días en marcha; y ello permitía al ejército enemigo moverse con bastante libertad.

Evidentemente, los milagros existen; Nuestro Señor los dispone cuando y como quiere; y estando de por medio su Santa Madre, la predisposición de Dios Todopoderoso es máxima.

 

La Providencia divina y nuestra Madre la Virgen del Pilar transformaron aquella operación odiosa, en un instrumento que sirve diariamente para muchos para incrementar su fe y devoción a la Santísima Virgen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial

Enjoy this blog? Please spread the word :)