La Casulla

 

 

En latín era llamada “casula planeta” o “pænula” y en fuentes galicanas tempranas “amphibalus”, la principal y más notable vestimenta para la Misa, la cual cubre todo el resto.
La cruz centrla de este ornamento representa a aquella sobre la cual fue clavado; y la columna de adelante, la columna de la flagelación.
Mientras el Sacerdote se reviste dice: Dómine, qui dixísti: Iugum meum suáve est et onus meum leve: fac, ut istud portáre sic váleam, quod cónsequar tuam grátiam. Amén
Señor, que dijiste: ‘Mi yugo es suave y mi carga ligera’: haz que lo lleve de tal manera que alcance tu gracia. Amén
Las casullas góticas como las casullas de guitarra responden a la tradición. El corte no es símbolo de conservadurismo o renovación. Ambos tienen muchos siglos de tradición.
Se use cualquiera de los dos cortes, debe de procurarse que la casulla sea de materiales dignos, y con diseños y bordados que, aunque sean simples, sean de buen gusto.
“Llevar el yugo del Señor significa ante todo: aprende de Él. Estar siempre dispuestos a asistir a la escuela de Jesús. De Él debemos aprender la pequeñez y la humildad –la humildad de Dios que se muestra en su ser hombre. Algunas veces quisiéramos decirle a Jesús: Señor, tu yugo no es para nada ligero. Más bien, es tremendamente pesado en este mundo. Pero al mirarlo a Él que ha cargado con todo, que en sí ha probado la obediencia, la debilidad, el dolor, toda la oscuridad, entonces todos nuestros lamentos se apagan. Su yugo es el de amar con Él. Y mientras más lo amamos, y con Él nos convertimos en personas que aman, más ligero se vuelve nuestro yugo aparentemente pesado. Oremos para que nos ayude a ser junto con Él personas que aman, para experimentar así siempre más cuán bello es portar su yugo” Benedicto XVI
Casulla de San Wolfgango de Ratisbona, circa 1050, reconstruida en el S. XV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *