27/11/2021

Ahora parece que la hija de Angelina Jolie y Brad Pitt ya no quiere ser chico

Para los que no sigan este asunto, les voy a resumir brevemente la historia. La primera hija biológica de los actores Angelina Jolie y Brad Pitt, Shiloh Jolie-Pitt, de 15 años, según revelaron sus padres hace años, quería ser un chico y quería que la llamaran John. Vestía ropa propiamente masculina, nada de faldas, se cortó el pelo y sus juegos eran más masculinos que femeninos. 

Abro paréntesis. En mi opinión, definir así a un hombre es un argumento totalmente estereotipado, un cliché: ¿Es que una mujer no puede vestir con ropa masculina y tener el pelo corto y seguir siendo mujer? Al revés es un poco más raro, pero podría darse el caso. A lo que voy es que no somos hombres o mujeres por como vistamos o nos peinemos. Cierro paréntesis. 

Continúo con Shiloh Jolie-Pitt. Pues bien, la niña se convirtió en un icono LGTBIQ y se especuló que había iniciado un tratamiento de cambio de género, aunque esto nunca se confirmó.

Pues ahora ha aparecido junto a su madre Angelina y sus hermanos en el estreno de la película Eternals en Los Angeles. Según la prensa, la niña se presentó con un estilismo totalmente inusual en ella y que ha reavivado el misterio sobre su identidad de género. 

Su pelo también llamó la atención, ya que después de llevarlo corto desde que era pequeña, se pudo apreciar que tiene una larga melena rubia que llevó recogida en un un moño. 

Y ahora yo me pregunto: ¿Y si la niña hubiera iniciado un tratamiento hormonal para crear características masculinas como una voz más grave, hacer que crezcan el vello facial y los músculos, hacer que la grasa corporal pase de la cadera y los senos hacia otras partes del cuerpo, interrumpir el periodo menstrual, etc.? ¿Se arrepentiría ahora, cómo le afectaría a su madurez y su felicidad? 

Independientemente de cuestiones ideológicas, lo que parece que no se contempla en la sociedad actual, fruto de la presión de ciertos lobbys, es que muchos niños de pequeños quieren ser niñas y muchas niñas desean ser niños. Y eso no significa que tengan un trastorno de identidad de género. El niño antes de la maduración pasa por muchos estados, deseos, anhelos, sueños…Y los padres son los que deben acompañar a su hijo a una dirección u otra, sin presión y con amor. 

No voy a entrar aquí en pautas educativas, pero hay muchas maneras de acompañar a un hijo cuando de pequeño quiere ser otra cosa y sin alarmismos y sin miedos ni presiones, ir de la mano con él para no censurarle pero sí guiarle a que se identifique con su sexo biológico, fuera de estereotipos y presiones de todo tipo. 

Shiloh Jolie-Pitt puede ser un ejemplo de ello. De pequeña quería ser chico, parece ser que sus padres no le pusieron impedimento, le dejaron vestir como ella quería, le dejaron libertad pero tal vez, le acompañaron en descubrir la identidad de su sexo biológico. O no, ha sido la niña la que ha descubierto que ella es mujer. 

No sé cómo terminará Shiloh, ni de qué manera se identificará. Pero lo que sí es cierto que es un ejemplo para preguntarse y reflexionar si no es una aberración iniciar en los niños tratamiento de cambio de sexo. 

 Por cierto, la niña es muy mona y muestra la belleza de su naturaleza. 

Zenón de Elea. 

A %d blogueros les gusta esto: