27/05/2022

Autoridades en silencio tras hallazgo de 115 bebés abortados en Washington D.C.

Redacción Central, 08 Abr. 22 (ACI Prensa).-
Un grupo de activistas contra el aborto afirma que el conductor de un camión de eliminación de desechos médicos les dio una caja afuera de una clínica de abortos, el 25 de marzo, que contenía los restos de 115 bebés abortados, pero el empleador del conductor negó la entrega.

¿Podrían las imágenes de vigilancia mostrar quién tiene razón?

“Tengo entendido que hay una cámara justo al frente”, dijo a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– una de las activistas, Terrisa Bukovinac del grupo Progressive Anti-Abortion Uprising (PAAU), refiriéndose a Washington Surgi-Clinic, la clínica de aborto en F St. NW Washington D.C., donde supuestamente la caja fue entregada.

“Entonces, si alguien puede recuperar ese video, seguramente nos vería, aunque estamos al borde de la acera y en la calle, así que solo depende de qué tan lejos pueda enfocar la cámara”, dijo. 

“[El conductor] estaba justo al lado de la acera, pero en el medio de la cuadra, justo en frente del edificio”, comentó Bukovinac.

Dos cámaras parecen estar ubicadas fuera del edificio, apuntando en direcciones opuestas. Una es blanca, la otra, gris.


Cámaras de vigilancia colocadas afuera de Washington Surgi-Clinic en Washington, DC, el 7 de abril de 2022. Katie Yoder/CNA

En un comunicado, Curtis Bay Medical Waste Services, que opera un incinerador de desechos médicos en Baltimore, negó que su conductor regalara cajas de la clínica. La compañía también dijo que su política no permite la eliminación de restos fetales.

Pero en un hilo de Twitter el miércoles 6 de abril, PAAU publicó imágenes –con el registro de la hora– de las cajas de cartón que decían “Curtis Bay Energy” junto a la acera de la calle fuera de la clínica. Las fotos indican que fueron tomadas el 25 de marzo a las 11:54 a.m.

Silencio de los funcionarios de la ciudad

Los funcionarios de Washington D.C. aún no han declarado públicamente después de que los miembros de PAAU, anunciaran el 5 de abril, que habían interceptado una caja de la clínica que contenía restos descartados de 115 bebés abortados, cinco de los cuales temen que fueron abortados en violación de las leyes federales. 

Los cinco bebés, que parecen tener una gestación tardía, fueron recuperados por el Departamento de Policía Metropolitana el 30 de marzo de un apartamento de la capital, donde los miembros de PAAU los estaban resguardando. PAAU dice que hizo arreglos para que la unidad de homicidios de la policía de Washington D.C. recolectara y examinara a los bebés, por temor a que las heridas de los bebés pudieran ser evidencia de abortos ilegales. 

PAAU y muchos otros grupos provida han exigido que el médico forense realice autopsias a los cinco bebés. The Washington Post informó anteriormente que el médico forense actualmente no tiene planes de realizar la autopsia.

“Mi deseo desde el principio y a lo largo de todo este esfuerzo fue asegurar que estas víctimas de la violencia del aborto tuvieran entierros y funerales adecuados y que se elevara su dignidad”, dijo el jueves la activista de PAAU, Lauren Handy, quien se identifica como católica.

“En este momento, reconocer su dignidad incluye una investigación adecuada”, dijo durante un mitin.

Los otros 110 bebés abortados, que según PAAU estaban en su mayoría en el primer trimestre de embarazo, fueron enterrados en un cementerio privado después de una Misa fúnebre católica, según indicó el grupo.

La oficina del alcalde y la oficina del médico forense de Washington D.C. no han respondido a las solicitudes de declaraciones de CNA. 

El único funcionario estatal que ha comentado públicamente el caso es el subjefe ejecutivo de policía, Ashan Benedict, quien dijo en una conferencia de prensa el 31 de marzo que los cinco bebés recuperados “fueron abortados de acuerdo con la ley de DC” y que una investigación sobre cómo los restos terminaron en el apartamento está en curso.

Una vez más, el jueves 7 de abril, los funcionarios del distrito no publicaron información sobre el caso. Cuando se preguntó si la policía normalmente revisa las imágenes de seguridad cercanas para investigaciones como esta, un portavoz del Departamento de Policía Metropolitana (MPD) le dijo a CNA: “no discutimos tácticas de investigación”.

La carta no obtiene respuesta

El mitin de PAAU el 7 de abril sucedió luego de la publicación de una carta de 23 legisladores republicanos dirigida a la alcaldesa del distrito de Columbia, Muriel Bowser, y al jefe de MPD, Robert J. Contee III. También se envió al Fiscal General Merrick Garland.

“Estos cinco niños, como todos los niños, tienen un valor inherente y se merecen algo mejor que el aborto: se merecen la vida. Pero como mínimo, merecen que se investiguen sus muertes para garantizar que no se violen las leyes federales o de DC”, escribió la carta. 

Los legisladores concluyeron con siete preguntas a Bowser y Contee, las cuales, se solicitó, sean respondidas antes del 6 de abril. Entre otras cosas, pidieron autopsias y entierros adecuados para los cinco bebés.

Un portavoz del senador Steve Daines, republicano de Montana, uno de los firmantes, confirmó a CNA el 7 de abril que los legisladores no recibieron respuesta a la carta. 

“Al senador no le sorprende que no hayan recibido una respuesta del alcalde Bowser, el jefe Contee o el fiscal general Garland, pero mantendrá la presión para garantizar que se haga justicia”, dijo el portavoz a CNA. 

“Desafortunadamente, puede ser necesario que los republicanos recuperen el Congreso antes de que pueda haber una acción del comité, pero el senador Daines apoyaría cualquier investigación o audiencia que investigue estas horribles muertes”, agregó.

Washington Surgi-Clinic es operada por el Dr. Cesare Santangelo, un obstetra y ginecólogo y conocido abortista en Washington. En 2019, el grupo provida Live Action publicó un video que grabó en secreto de Santangelo, cuando dijo que permitiría que un niño sobreviviente a un intento de aborto muriera si el niño nacía durante el procedimiento. 

CNA se ha comunicado con la clínica varias veces para hacer comentarios y no ha recibido respuesta.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

 

A %d blogueros les gusta esto: