17/01/2022

Cardenal Cañizares recuerda labor de importante defensor provida fallecido en España

, 30 Nov. 21 (ACI Prensa).-
La parroquia San Josemaría de Valencia (España) acogió la celebración del funeral de Justo Aznar, director del Observatorio de Bioética y fundador del Instituto de Ciencias de la Vida de la Universidad Católica de Valencia (UCV), que falleció el sábado pasado 27 de noviembre a los 84 años.  

El Cardenal Antonio Cañizares, Arzobispo de Valencia (España) presidió el funeral. Aseguró que Justo Aznar era un “santo de la puerta de al lado”, aludiendo a las palabras del papa Francisco. 

“Justo fue un hombre de ciencia que conjugó perfectamente ciencia con conciencia, fe con razón, y amor con verdad. Demos gracias a Dios por él, un hombre que era justo en su nombre y en la realidad. Un hombre prudente, sabio, cabal; un cristiano de cuerpo entero”, aseguró el Cardenal Cañizares. 

Fue el primer ocupante del primer sillón de Bioética de la Comunidad Valenciana, que fue creado por la Real Academia de Medicina.  Aznar fue el jefe del Departamento de Biopatología Clínica del Hospital Universitario La Fe desde 1974 hasta su jubilación en julio de 2006, y ganador de diversos premios así como el reconocimiento a la mejor trayectoria profesional de la Comunidad Valenciana. 

“Justo fue un hombre de fe, de conciencia, de la verdad que nos hace libres, que buscó el bien y el bien apoyó su conducta, lo que le condujo al amor al prójimo, defendiendo su dignidad. Un verdadero católico en la vida pública, inserto en el mundo, pero sin ser de él. Un hombre cristiano que vivió con la certeza de estar en las manos de Dios y por eso caminaba en paz, transmitía la paz, murió en paz y en las manos de Dios”, destacó el Arzobispo de Valencia durante el funeral. 

Además aseguró que Aznar fue “un hombre sabio con la sabiduría que viene de la fe en Jesucristo, defensor de la vida y del hombre, experto en el nuevo arte de vivir que nos enseñó Jesús: el de las Bienaventuranzas y la caridad. Un universitario e intelectual que no se dejó la cabeza a la puerta del templo. Un fiel cristiano, laico, como los quería San Josemaría, como hoy necesitamos, ejemplo y modelo para los laicos”.

Breve biografía

Justo Aznar Lucea fue director del Observatorio de Bioética y fundador del Instituto de Ciencias de la Vida de la Universidad Católica de Valencia (UCV), falleció en Valencia a los 84 años el pasado sábado 27 de noviembre.

Era Doctor en Medicina con Premio Extraordinario por la Universidad de Navarra, ocupó el primer sillón de Bioética de la Comunidad Valenciana, creado por la Real Academia de Medicina. 

Su labor científica e investigadora ha sido reconocida con la concesión de distintos premios como el “Alberto Sols”, a la mejor labor de investigación en Ciencias de la Salud en 1998; el premio “Santiago Grisolía”, a la mejor labor de investigación; en junio de 2006 el premio “Salud y Sociedad” a la mejor “Trayectoria Profesional” de la Comunidad Valenciana otorgado por la Conselleria de Sanidad de la Generalitat de esa Comunidad Autónoma; o el premio a la “Trayectoria Profesional” concedido por el Colegio de Médicos de Valencia en 2013.

Aznar fue jefe del Departamento de Biopatología Clínica del Hospital Universitario La Fe de Valencia desde 1974 hasta su jubilación en julio de 2006. Publicó más de 500 trabajos de investigación en el área biomédica, de ellos alrededor de 300 en revistas de alto nivel científico. En esta misma área dirigió 20 tesis doctorales y publicó 30 capítulos de libros. En la disciplina bioética publicó 58 trabajos de investigación y 4 tesis bioéticas.

Tras su jubilación puso en marcha el Observatorio de Bioética dentro del Instituto Ciencias de la Vida, que creó y dirigió desde los inicios de la Universidad Católica de Valencia, y que se ha convertido en centro bioético de investigación y difusión científica en el entorno de las ciencias de la vida.

Justo Aznar también fue muy reconocido por su incansable defensa de la vida, impulsando y presidiendo algunas iniciativas como la Federación Española de Asociaciones Provida, de la que fue presidente durante 21 años, desde 1977 hasta 1998,  o la Asociación Valenciana para la Defensa de la Vida, que también dirigió durante 33 años, desde 1979 hasta 2012. 

Fue Miembro de la Subcomisión de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal Española y desde 2005 Miembro Correspondiente de la Pontificia Academia para la Vida.

A %d blogueros les gusta esto: