21/05/2022

¿El 6 de mayo será el fin del mundo por la caída de un asteroide? Sacerdotes responden

, 05 May. 22 (ACI Prensa).-
Diversas publicaciones de redes sociales repiten la historia de un asteroide que se estrellaría contra la Tierra este 6 de mayo, con lo que llegaría el fin del mundo. ¿En verdad será el fin de los tiempos? Dos sacerdotes responden a esta inquietud.

Las publicaciones de redes sociales se refieren al asteroide 2009 JF1, que tiene alrededor de 10 metros de diámetro.

A pesar de que diversos medios de comunicación, entre ellos el diario español La Razón tomaron la historia como una supuesta amenaza de destrucción de nuestro planeta, la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio de Estados Unidos (NASA), no ha hecho advertencia ni comunicado alguno sobre su supuesta peligrosidad.

De acuerdo a la NASA, este asteroide tiene 0.00074% posibilidades de impactar la tierra.

A pesar de la nula evidencia científica de un posible fin del mundo causado por este asteroide, aún hay quienes presentan fascinación por estos escenarios apocalípticos, por lo que dos sacerdotes se pronunciaron al respecto.

En declaraciones a ACI Prensa, el sacerdote dominico Fray Nelson Medina, doctor Teología Fundamental por el Milltown Institute de Dublín (Irlanda), subrayó que la caída de este asteroide “no es un evento del cual debamos preocuparnos”.

“Más bien, lo que debemos preocuparnos proviene de esta otra pregunta: ¿Por qué esos anuncios de catástrofe, cuando los datos científicos de ninguna manera lo respaldan?”.

“¿Qué hay en el corazón de tantas personas que las hace tan proclives a admitir y a difundir este tipo de noticias? ¿Hay intereses particulares de personas que por gusto o por patología mental difunden, exageran, esta clase de información?”, continuó.

El sacerdote señaló que aunque “esas preguntas yo las dejaría abiertas”, lo que “sí me parece importante es hacernos la otra pregunta: Frente a estas situaciones de destrucción, ¿qué es lo que nos dice nuestra fe?”.

El Doctor en Teología Fundamental subrayó que “nuestras vidas están gobernadas por la Providencia Divina. Y esto significa la Providencia de un Dios infinitamente sabio, infinitamente poderoso, e infinitamente compasivo”.

“Si queremos pensar en el fin de la humanidad, sea por causa de un asteroide o por otro motivo, Cristo nos invita a una sana prudencia, y a una gran humildad: Nadie sabe el día ni la hora”, dijo.

Fray Nelson resaltó que “esa expresión tan tajante de Nuestro Señor hay que sostenerla. No disminuirla, no disolverla, no retorcerla. Cristo dice: no se sabe el día ni la hora”.

Esto, precisó, “no es una invitación a la irresponsabilidad, pero menos es una invitación al pánico”.

Además, dijo el sacerdote, “esto tiene que convertirse en un llamado a nuestra responsabilidad como creyentes”.

“Si como creyentes le damos fuerza, le damos alas a información dudosa o incluso falsa no solo queda desacreditada la información, y no solo quedan desacreditados los que extienden esa información, sino que queda desacreditada la fe, la fe misma”.

“Decir cosas científicamente ridículas hace mucho daño a la fe, porque presenta nuestra fe como el contenido de mentes, de cerebros que no entienden el conocimiento científico básico, o que sin ninguna base se apartan de él”, dijo.

Fray Nelson recordó que, tal “como lo han dicho tantos papas, la fe y la razón son ambas dones de Dios”.

“Y, por consiguiente, lejos de estar en conflicto nos invitan a reconocer la magnificencia de la obra divina y la huella de su providencia por todas partes”, indicó.

Por su parte, el P. Mario Arroyo, doctor en Filosofía por la Pontificia Universidad de la Santa Cruz en Roma y catedrático de la Universidad Panamericana en Ciudad de México, señaló que las personas presentan “una preocupación cíclica” por “el fin del mundo y se busca cualquier pretexto”.

Tras destacar que por las pequeñas dimensiones del asteroide se trata de una preocupación “casi ridícula”, lo importante “es señalar por qué esa preocupación”.

“Primero, tenemos conciencia de nuestra finitud, de nuestra vulnerabilidad, de nuestra precariedad, más aún con la reciente pandemia que hemos padecido”, indicó.

“Pero esas preocupaciones, si bien superficiales, deberían llevarnos a pensar en el carácter último de la vida humana. Es decir, que efectivamente el mundo se va a acabar, que este mundo en el que vivimos no es definitivo, no es permanente”, indicó.

El P. Arroyo recordó que los seres humanos “estamos de paso, somos viadores, caminantes y este mundo también está de paso y, como señala San Pablo, anhela la manifestación de los hijos de Dios. La creación entera está sometida al pecado y espera ansiosa la liberación de los hijos de Dios”.

El sacerdote mexicano indicó que a los cristianos “el pensamiento del fin del mundo, más que aterrorizarnos o producir pánico innecesario, tiene que hacernos considerar precisamente la finitud de nuestra vida y hacernos elevar la mirada hacia la otra vida, esa vida que no pasa, que no conoce ocaso, que no conoce fin”.

“Y por eso, de estas cíclicas preocupaciones por el fin del mundo, deberíamos sacar un fruto espiritual”, resaltó.

Este fruto, señaló, puede ser “darnos cuenta de que este mundo no es definitivo, de que nuestra morada definitiva es el Cielo, la vida eterna”.

“Anhelamos ese fin del mundo, porque sabemos que ahí Jesús va a hacer justicia, porque ahí Dios le va a dar la va a dar lo merecido a cada una de las personas”, dijo, señalando que además “contamos con la seguridad de que la vida eterna es una vida que no se acaba y en la cual no hay dolor, no hay enfermedad y no hay muerte”.

“Por eso, más que estar preocupados por el fin del mundo, tenemos que estar listos para dar razón de nuestra esperanza, para dar razón a Dios de nuestra vida en cualquier momento en el que él quiera llamarnos”, expresó.

A %d blogueros les gusta esto: