25/06/2022

Estamos en guerra espiritual donde el trofeo es tu alma que no cuidas como tu cuerpo.

Estamos en guerra espiritual dónde el trofeo es tu alma que no cuidas como tu cuerpo.
Eres hijo del mundo, de tus sentidos, de tus instintos, pero no de Dios, aunque te proclames católico.
Muchos te insinúan que no hay que ser tan exagerado, tan fanático, pero eso se llama » Devoción».
El espíritu del mundo es más del 90% de la población mundial, el espíritu Santo está encadenado en ellos, casi por retirarse porque le hemos dado la espalda.
Tienes un mundo de gentes que te quieren devorar, quitar, callar, matar, pero debes ser fuerte en lo que crees, en tus convicciones espirituales, católicas y bíblicas.
Ojalá hubiera más soldados, pero no los hay, casi nadie quiere ser Santo, no hay formaciones, sino deformaciones humanas sin esencia bíblica, que es palabra de Dios.
Tú sabes si eres esa persona que camina con cuerpo de ser humano y con alma de demonio o eres de esos pocos que quieren ser verdaderos hijos de Dios, obedientes al que los creó.

A %d blogueros les gusta esto: