24/06/2022

Francia: robo de una reliquia de la Preciosísima Sangre en Fécamp

La reliquia se venera desde hace 1,000 años en la iglesia abacial de Fécamp, apodada «la puerta del cielo». Esta última dio origen a la fundación de la abadía benedictina de la Santísima Trinidad. La peregrinación y procesión de la Preciosísima Sangre forman parte de la historia del pueblo de Fécamp.

Monseñor Jean-Luc Brunin, obispo de Havre, diócesis a la que pertenece la ciudad de Fécamp, expresó su profundo dolor: «Más allá del valor comercial del relicario, está la devoción de toda una población y de generaciones de creyentes que celebran la Preciosísima Sangre. Es socavar la fe de los cristianos y de la comunidad de habitantes de Fécamp».

El relicario, un cofre de cobre del siglo XIX, albergaba los dos contenedores de plomo con las gotas de la Preciosísima Sangre, recogidas en la Cruz. Conservado tradicionalmente en un tabernáculo de mármol, esculpido en el siglo XVI, y colocado en una capilla absidal de la iglesia, el cofre, sin embargo, estaba guardado en una vitrina cerrada con llave en la sacristía en el momento del robo.

Tráfico de reliquias

La investigación fue encomendada a la Oficina Central de Lucha contra el Tráfico de Bienes Culturales. Según la información proporcionada por Paris Normandie, el ladrón o ladrones habrían permanecido dentro de la iglesia la noche del miércoles, pues la puerta de la sacristía fue forzada desde el interior. El robo fue descubierto el jueves por la mañana. No había ningún sistema de vigilancia dentro o alrededor de la abadía.

El robo de la abadía de Fécamp podría deberse a un tráfico de reliquias, estima un fiel. Según los informes, el comercio ilícito de reliquias ha aumentado en los últimos años, lo que provocó una llamada al orden del Vaticano en 2017.

Según la leyenda, los contenedores de plomo del relicario habrían llegado a Normandía por mar, en el tronco de una higuera que habría flotado hacia Fécamp desde Palestina. Pero algunos piensan que podría ser un recuerdo de la Primera Cruzada. Sea como fuere, la Preciosísima Sangre ha sido objeto de una peregrinación desde el siglo XII. Hoy se le atribuyen cinco milagros.

El robo ocurrió dos semanas antes de la celebración anual de la Misa de la Preciosísima Sangre, el día en que se muestra la reliquia a los fieles. La misa se celebrará el 14 de junio, pero estará precedida por un acto de «reparación», en el sentido litúrgico del término, porque este robo es una profanación.

A %d blogueros les gusta esto: