27/05/2022

Hoy celebramos a San Marcos Evangelista, al que llaman “el león alado”

REDACCIÓN CENTRAL, 25 Abr. 22 (ACI Prensa).-
Hoy, 25 de abril, la Iglesia Católica celebra la fiesta de San Marcos Evangelista, discípulo del apóstol San Pedro y autor del segundo Evangelio del Nuevo Testamento.

El león alado

Como al resto de Evangelistas, la tradición de la Iglesia ha caracterizado a San Marcos con un símbolo tomado de un pasaje del libro del Apocalipsis, escrito por el apóstol San Juan: «El primer Ser Viviente se parece a un león, el segundo a un toro, el tercero tiene un rostro como de hombre y el cuarto es como un águila en vuelo» (Apoc 4, 7).

El símbolo de San Marcos es el león, al que se le han añadido alas, representando elevación espiritual. La figura del León parece ser una alusión a la forma como Marcos empieza la narración de su Evangelio. En primer lugar, el relato nos presenta a Juan el Bautista, “la voz que grita en el desierto”, expresión que evoca el rugido del león, animal que habita el lugar donde acontecen los hechos. En segundo lugar, el desierto aludido, que rodea al Jordán, es lugar en el que abundan las bestias y cuyo señor es el león. El desierto, en general, compone el paisaje de fondo que rodea la vida y dichos de Jesús en su paso por la tierra.

A través de los apóstoles Pedro y Pablo

San Marcos fue originario de la zona de Jerusalén y, como tal, perteneció al pueblo judío. En los Hechos de los Apóstoles, Marcos aparece acompañando a Pablo y Bernabé, su primo, rumbo a Antioquía, en el primer viaje misionero. Después los acompañaría también a la ciudad de Roma. Posteriormente Marcos se separó de ellos en Perga y retornó a casa. Más adelante, Bernabé también se separaría de Pablo y tomaría dirección hacia Chipre para encontrarse con su primo. Años después, San Marcos y San Pablo se juntarían en otro viaje misionero.

El Evangelista también hizo un largo periplo con San Pedro, acompañándolo a Roma. Quien fuera el primer Papa solía referirse a él como “mi hijo”. Esa relación de confianza y cercanía entre Pedro y Marcos se deja entrever en el relato de este último sobre la vida de Nuestro Señor. Marcos conservó el testimonio directo del mayor de los apóstoles, San Pedro. El Evangelio según San Marcos fue escrito probablemente durante la década del 60 después de Cristo.

Marcos, después de sus viajes, se estableció en Alejandría, donde dirigió a la comunidad cristiana y fundó su famosa escuela. La tradición señala que murió mártir en esa ciudad hacia el año 68. Hoy, como consecuencia de su presencia en esa tierra, es venerado como Patrono de la Iglesia copta. Sus reliquias reposan en la actualidad en la Catedral de Venecia.

Si quieres saber más sobre San Marcos, te recomendamos este artículo de la Enciclopedia Católica: https://ec.aciprensa.com/wiki/San_Marcos.

Más información en el siguiente enlace.

A %d blogueros les gusta esto: