Cardenal Zen: “El Vaticano está ayudando al gobierno comunista a aniquilar a la Iglesia clandestina”

 | 

Vicente Montesinos

En una reciente entrevista con el sitio web francés “La Croix International”, el cardenal Joseph Zen renovó su resistencia contra el acuerdo entre el Vaticano y la China comunista del 22 de septiembre de 2018 sobre el nombramiento de obispos, cuyo contenido todavía es en gran parte desconocido, pero que readmitirá  “a la comunión eclesial completa los Obispos ‘oficiales’, ordenados sin Mandato Pontificio“.

El acuerdo se está utilizando ahora para obligar a los católicos fieles a Roma a unirse a la Asociación Católica Patriótica China bajo el gobierno comunista, como explica el Cardenal. Recientemente él mismo entregó personalmente al Papa una carta de siete páginas, al no confiar en la fiabilidad del entorno del Papa.

En esta última entrevista, el Cardenal Zen deja claro que considera que el acuerdo del 22 de septiembre es destructivo para la fiel Iglesia perseguida en China. Él dice que “el Papa no obtuvo nada de este acuerdo, es una ‘falsificación’, una ilusión, y que Pekín le hizo perder su autoridad“.

Zen en particular señala que el acuerdo es de naturaleza secreta y, por lo tanto, puede ser manipulado por los comunistas chinos: “Como este acuerdo es secreto, los chinos piensan que todo el proceso ahora está legalizado y que pueden elegir a los obispos. Piensan que la Santa Sede firmó un cheque en blanco y que pueden hacer lo que quieran ”. “Como consecuencia de este acuerdo entre Roma y China, los comunistas ahora se acercan a todos los católicos fieles en China para decirles que tienen que “salir y salir de la clandestinidad para unirse a la Asociación Patriótica Católica de la Iglesia oficial. ‘Salgan, salgan, el Papa está de acuerdo ‘, afirma el Cardenal.

Zen ha dicho que la situación es la siguiente: “Ciertamente, es solo el comienzo, pero podemos ver claramente hacia dónde se dirige. El Papa suspendió la excomunión de siete obispos y dio jurisdicción de una diócesis al obispo Guo en Chengde. El Papa esperará antes de legitimar a los otros seis. Es solo cuestión de tiempo.

Con este apoyo y clemencia papal hacia los obispos vinculados al comunismo, el Cardenal Zen agrega: “El Vaticano está ayudando al gobierno a aniquilar a la Iglesia clandestina que Pekín no pudo aplastar”. Ahora el régimen está destruyendo la Iglesia clandestina y atacando a los pocos buenos obispos de la Iglesia oficial. Resisten. Hacen lo que pueden, pero están marginados “.

El Cardenal Zen también anuncia que, si el Papa Francisco también legitima a los seis obispos restantes de la Asociación Patriótica, callará y entrará en un monasterio: “No puedo luchar contra el Papa. Pero cuando él legitime a los seis obispos, me retiraré a un convento para orar. Y ya no hablaré con periodistas. Me quedaré en silencio”

Con profundo dolor Zen manifiesta que “Todo esto ha debilitado la posición de la Iglesia. La Iglesia por el contrario, debería alentar a los fieles a ser fuertes, a practicar la resistencia

Así están las cosas.

Así continúa la traición de Bergoglio a todos los católicos chinos y la burla a la sangre de tantos mártires y perseguidos.

LEER MÁS EN https://infovaticana.com/blogs/adoracion-y-liberacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *