La Linterna de la COPE oscurece la verdad

Luis Fernando Pérez Bustamante / Infocatólica

Al poco de que el P. Jose María Gil Tamayo, obispo electo de Ávila, llegara hace cinco años a la secretaría general de la Conferencia Episcopal Española, la programación religiosa de Cope sufrió algunos cambios. Así aconteció en uno de sus programa más importantes, si no el que más: La Linterna de la Iglesia. Pasó de ser presentado por Faustino Catalina en vez de por José Luis Restán. Y hubo cambios de contertulios. La idea era mostrar la variedad de opiniones y sensibilidades que hay en la Iglesia. Traducido: los eclesialmente progresistas -siquiera lo fueran moderadamente-, iban a tener su lugar en la Cope.

Confieso que no escucho habitualmente La Linterna de la Iglesia pero de vez en cuando me gusta pulsar por qué vericuetos se manejan en dicho programa. Ha sido el caso de la semana pasada, donde hablaron entre otras cosas de la polémica por el veto de la Santa Sede a la votación de los obispos de EE.UU sobre el tema de los abusos. Lo que escuché entonces daría para escribir otro post, pero mejor lo dejo pasar. Lo que no puedo dejar pasar es lo de ayer. En InfoCatólica damos bastante detalles sobre lo ocurrido y además se puede acceder al audio completo de la tertulia.

Vamos por partes:

– Me llamó la atención la “animosidad” de Mª Teresa Compte a la hora de condenar radicalmente la idea de que hay alguna relación entre homosexualidad y abusos sexuales. Primero, porque esa cuestión no  apareció en la rueda de prensa de Mons. Argüello. Segundo, porque los datos son los que son, gusten más o gusten menos. Y esos datos reflejan que la gran mayoría de los abusos se cometieron sobre varones.

– Me llamó igualmente la atención la insistencia de todos en que Mons. Argüello se había equivocado. Dado que el obispo había reconocido públicamente su errorno había necesidad de remover en demasía tal circunstancia, aunque fuera para alabar dicho reconocimiento.

– Me llamó poderosísimamente la atención que se aprovechara el error del nuevo secretario general de la CEE para cuestionar la política de la Iglesia en cuanto a la admisión de homosexuales en los seminarios. El P. Rodríguez Olaizola, sacerdote jesuita, aseguró conocer a muchos sacerdotes homosexuales que ejercen la mar de bien su sacerdocio, a los cuales puede resultar difícil aceptar esa política eclesial. Pregunta: ¿cómo sabe que son homosexuales? ¿se lo han dicho?. Pregunta: ¿en serio cree que el mejor contexto para abordar esa cuestión era precisamente el debate sobre el error y rectificación de Mons. Argüello? Pregunta: ¿le parece normal cuestionar la política de la Iglesia, defendida por el secretario general de la CEE, en un programa de información religiosa de la cadena propiedad de la CEE?

– No me llamó lo más mínimo la atención que el director de Vida Nueva defendiera la tesis de que es un cliché a descartar la idea de que las parejas homosexuales son más infieles que las heterosexuales. Esa es la tesis herética de los modernistas. Quieren que la Iglesia acepte las uniones homosexuales estables y se reconozca algo positivo en ellas. Tampoco me extrañó que defendiera la labor del P. James Martin, sj. de quien Mons. Munilla ha pedido públicamente que sea amonestado por sus heterodoxias. Al fin y al cabo, don José Beltrán tiene razón en que la Santa Sede invitó a ese sacerdote a dar una conferencia en el Encuentro Mundial de Familias de Dublin. Señal evidente de que cierto lobby sigue muy activo en la Iglesia.

Aunque la mayor parte de los fieles no están muy interesados en estas cuestiones, lo cierto es que aquellos que sí se toman en serio la fe de la Iglesia han de estar necesariamente confusos. Por una parte, vemos al portavoz de los obispos defender la doctrina de la Iglesia, mientras que en la emisora propiedad de la CEE se pone en cuestión sin que nadie replique. Por una parte vemos al Papa afirmar de forma muy tajante que, ante la más mínima duda, no se debe admitir a un homosexual en un seminario, y luego vemos a la Santa Sede poner una alfombra roja -o más bien arcoiris- al principal representante del lobby LGTBI en la Iglesia.

Nido de confusión, dudas, contradicciones, heterodoxias por doquier, incoherencias. En eso están convirtiendo la Iglesia. Y la programación religiosa de la Cope es fiel reflejo de esa realidad. ¿Podrá hacer algo al respecto Mons. Argüello? Solo Dios sabe. Lo que sí creo es que, error y polémica aparte, la primera rueda de prensa del nuevo portavoz de los obispos españoles parece abrir una ventana a la esperanza de que la Conferencia Episcopal Española abandone, siquiera en parte, lairrelevancia en que la que está instalada. Que el Señor le ayude a cumplir fielmente la tarea que le ha sido encomendada por sus hermanos en el episcopado.

Luis Fernando Pérez Bustamante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *