15/04/2024

LOS VERDADEROS DEFENSORES DEL PAPADO

Hemeroteca Laus DEo18/11/2021 @ 14:48

 

                En el actual estado de Apostasía generalizada, no son pocos los Católicos que hemos optado por la POSICIÓN SEDEVACANTISTA, obrando con recta conciencia, abrazamos la Fe Católica que fue transmitida desde los Apóstoles hasta el último Papa Católico, Pío XII. Para entender un poco mejor esta postura, seguiremos compartiendo diferentes artículos, en su mayoría extraídos de Sermones y Conferencias de Obispos Católicos, como Monseñor Marco Antonio Pivarunas o -como es el caso de hoy- Monseñor Daniel Dolan.



                El Sedevacantismo es una posición teológica y por lo tanto, se basa únicamente en el Magisterio de la Iglesia, según la cual, después de la muerte del Papa Pío XII, la Santa Sede está vacante, vacía. Y esto se debe a que las personas posteriores que se han sentado en el Trono de San Pedro NO TIENEN la Autoridad Papal. Se evidencia esto en sus acciones obstinadas: palabras y acciones pronunciadas públicamente, contrarias a toda la enseñanza de la Iglesia hasta ahora, así como el fin de la Iglesia, que es la Gloria de Dios y la salvación de las almas. Estas palabras y hechos están contenidos en los documentos del «Concilio Vaticano II», en la «enseñanza postconciliar», en las reformas de la Liturgia, la Disciplina, la Ley Eclesiástica y en toda la vida de la Iglesia. 

                Algo así no puede venir de la Iglesia, de la Autoridad Divina que la Iglesia Santa disfruta por la asistencia del Espíritu Santo. La afirmación opuesta es una blasfemia y está en contra de la infalibilidad e indefectibilidad de la Iglesia prometida por Nuestro Señor Jesucristo.

                ¿Cómo entonces, en esta situación, practicar la Fe Católica?. Basta con aferrarse completamente a la Doctrina, Liturgia, Disciplina y Costumbres del último Papa Católico hasta ahora, Pío XII y el Ministerio de los Sacerdotes y Obispos Católicos, válidamente ordenados en Ritos Católicos y predicando sólo la Fe Católica, sin ningún compromiso y sin ningún mandato de la «iglesia modernista».

                 Los Católicos sedevacantistas tienen Sacerdotes, Obispos y Sacramentos válidos. Lo único que no tienen es la jurisdicción ordinaria, por lo que los Clérigos sedevacantistas no crean ninguna Jerarquía paralela. Por otro lado, ciertamente pueden ser el germen de su renacimiento. 

               Actualmente, o, como algunos afirman, sólo hay una forma de Jerarquía – semilla o – la Jerarquía Postconciliar es solo un elemento material de la Jerarquía de la Iglesia, que se convertirá en una Jerarquía Católica una vez que renuncie públicamente a los errores del «Concilio Vaticano II» y todas sus reformas. Los Obispos sedevacantistas no tienen la Autoridad oficial para enseñar, santificar y gobernar, porque son sólo Obispos de ordenación, pero en el estado actual de la Iglesia, reconocido como un estado de mayor necesidad, realizan su Ministerio sobre el poder epicúreo.

                Por tanto, los Católicos sedevacantistas rechazamos tanto el populismo de los «indultistas modernistas» como a los «conservadores», es decir, el supuesto derecho del pueblo a sermonear al Papa, y el galicanismo de los lefebvristas que niegan la infalibilidad del Papa en la enseñanza común y ordinaria y practican la desobediencia al Papa en cuestiones de Fe y Moral. Solo los Católicos sedevacantistas defienden el Papado, sus Derechos y Privilegios derivados de la Ley de Dios y la Enseñanza de la Iglesia. 

               Es cierto que hay algunas diferencias entre los diferentes grupos, e incluso las disputas teológicas, sin embargo, todo esto tiene lugar dentro del marco de la Ortodoxia, como en el tiempo de la disputa eterna entre los dominicos y los jesuitas. La única diferencia es que ninguna de estas disputas puede resolverse hasta que el Papa Católico, una vez más, se siente en el Trono de San Pedro.


NOTA ACLARATORIA:

         Su Excelencia Reverendísima Monseñor Daniel Lytle Dolan es natural de Detroit, Michigan (USA); fue ordenado Sacerdote por Mons. Marcel Lefebvre en 1976 y Consagrado Obispo por Mons. Marco Antonio Pivarunas en 1993.

Read More