25/06/2022

María de la Esperanza, ayúdame a rezar

Santa María, mientras todo va contracorriente, vengo en busca de paz. Son tiempos difíciles, la cruz me pesa, la impotencia me gana. Te necesito, madre, para ver un poco de luz.

«¿Por qué?», me pregunto sin encontrar respuesta. Siento miedo, tristeza, angustia. Silencio. De pronto, todo es una pausa gris.

Dicen que los planes de Dios son mejores que los nuestros. Tu testimonio lo confirma, pero mi presente no lo entiende. Yo estaba tan feliz con mis proyectos, mi agenda, mis buenas intenciones. Cómo cuesta aceptar lo inesperado.

María, ayúdame a rezar: «Señor, que no se haga mi voluntad, sino la tuya». Por favor, quédate cerca. Que no pierda la esperanza en que al final todo va a estar bien.

En medio del dolor, te pienso de pie frente a tu Hijo crucificado. Te acompaño con un nudo en la garganta, lloramos de a dos. Tu fe es infranqueable; la mía, débil, quiere crecer.

Madre de la Esperanza, en verdad creo en que tu ternura me puede rescatar. Muéstrame el camino, la belleza a mi alrededor. Te encomiendo mi mente y mi corazón para poder admirar los milagros cotidianos; valorar a la gente que me quiere; multiplicar el amor que puedo dar.

Te necesito, Madre. Intercede para que en esta circunstancia tan dura aprenda a ver a Jesús. Amén

Ver
A %d blogueros les gusta esto: