20/05/2022

Mes de María, causa de nuestra alegría

El entregarse así a Jesús por las manos de María, es imitar a Dios Padre, que nos dio a Jesús solo por María, y que nos comunica sus gracias solo por María.

Es imitar a Dios Hijo, que vino a nosotros solo por María, y que, nos dio el ejemplo para que según hizo Él hagamos nosotros, invitándonos a ir a Él por el mismo camino que Él vino a nosotros: María.

Es imitar al Espíritu Santo, que nos comunica sus gracias y dones solo por María ¿No es justo, dice San Bernardo, que vuelva la gracia a su Autor por el mismo canal por donde se nos ha transmitido?

San Luis María Grignion de Montfort, El Secreto de María, n° 34-35.

¡Feliz y mil veces feliz el alma generosa que se consagra a Jesús por María, como esclava de amor, después de haber sacudido en el bautismo la esclavitud tiránica del demonio!

A %d blogueros les gusta esto: