17/01/2022

Migrantes ahogados en canal de la Mancha son una trágica llamada a la acción, dice Cardenal

, 26 Nov. 21 (ACI Prensa).-
El presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Inglaterra y Gales, Cardenal Vincent Nichols, lamentó la muerte de 27 migrantes que se ahogaron al intentar cruzar el canal de la Mancha, y llamó a la cooperación internacional para evitar más de estas tragedias.

El 25 de noviembre, el Cardenal Nichols dijo que el fallecimiento de los 27 migrantes es “una trágica llamada a la acción”, que requiere de una “cooperación internacional enfocada” para evitar más muertes en las aguas ubicadas entre Francia y el Reino Unido.

“La terrible pérdida de tantas vidas en el canal de la Mancha es una trágica llamada a la acción. Este evento ilustra gráficamente tanto la crueldad de los traficantes como la desesperación de quienes intentan escapar de la pobreza, el conflicto o la persecución, en busca de una vida mejor”, dijo el Arzobispo de Westminster.

“Todos son hijos de Dios, con una dignidad y un valor innatos. Una cooperación internacional enfocada, rutas seguras al santuario y los esfuerzos conjuntos contra la pobreza son necesarios frente a una avalancha mundial de humanidad desesperada”, agregó.

La BBC informó que el 24 de noviembre, 17 hombres, siete mujeres y tres niños murieron luego de que su barco se hundiera cerca del puerto francés de Calais. Se trata del incidente más mortífero en el canal de la Mancha desde que la Organización Internacional para las Migraciones comenzó a recopilar datos en el año 2014.

En medio de la disputa en curso entre los gobiernos británico y francés por el aumento de migrantes que intentan cruzar el canal de la Mancha, la policía francesa arrestó a cinco personas relacionadas a las muertes de los 27 migrantes.

En respuesta al lamentable suceso, el presidente francés Emmanuel Macron dijo que “Francia no permitirá que el canal se convierta en un cementerio”.

Este año, más de 25 mil personas han cruzado el canal de la Mancha en pequeñas embarcaciones, una cifra tres veces mayor al número de personas del año pasado.

Los líderes católicos en el Reino Unido y Francia han pedido en muchas ocasiones mayores esfuerzos para detener la crisis migratoria.

El 25 de noviembre, cuatro obispos de las diócesis del norte de Francia emitieron una declaración conjunta expresando su indignación por la muerte de los 27 migrantes. “Una vez más, los niños, mujeres y hombres que han dejado todo atrás en busca de un mundo mejor, han sido aplastados por el mar”, dijeron.

“¿Cómo no llorarlos? ¿Cómo no tener el corazón roto? ¿Cómo no rebelarnos contra la ignominia de quienes se aprovechan de su fragilidad y su esperanza de una vida mejor para sus familias y para ellos mismos, para robarles antes de enviarlos en frágiles botes a una muerte segura?”, agregaron.

Asimismo, cuestionaron las medidas actuales para enfrentar el problema. “¿Cómo podemos creer que el cierre de fronteras y el refuerzo de la seguridad pueden proporcionar una solución duradera a esta crisis migratoria?”, preguntaron.

El Arzobispo de Lille, Mons. Laurent Ulrich; el Arzobispo de Cambrai, Mons. Vincent Dollmann; el Obispo de Arras, Mons. Olivier Leborge; y el Obispo auxiliar de Lille, Mons. Antoine Herouard, dijeron que las emociones estaban “exaltadas” en la comunidad católica y entre los grupos que ayudan a los migrantes.

“Los desafíos de la migración contemporánea son ciertamente complejos, y los católicos también somos muy pequeños ante esta situación”, dijeron los obispos.

Además, citando las palabras que el Santo Padre pronunció en una Misa dedicada a los migrantes de 2018 , dijeron que “junto al Papa Francisco, creemos en la respuesta ‘de solidaridad y misericordia’; ‘una respuesta menos preocupada por los cálculos, que por la necesidad de una distribución equitativa de responsabilidades, una evaluación honesta y sincera de las alternativas y una gestión prudente’”.

Por su parte, el 25 de noviembre, el Cardenal Robert Sarah, exprefecto de la Congregación para el Culto Divino del Vaticano, dijo a la estación de radio francesa “Europe 1” que la muerte de los migrantes representaba una “triple traición”.

“Los jóvenes de África están siendo alejados de su país, de sus entendimientos, de su alma”, dijo el Cardenal que nació en Guinea-Conakry, ubicado en el continente africano. “Entonces, a estos jóvenes se les presenta Europa como ‘El Dorado’. Se les dice que lo tendrán todo, cuando esto no sea cierto”, agregó.

“Finalmente, no reaccionamos contra los contrabandistas que se aprovechan de su ingenuidad y los hacen morir en medio del mar. Deberíamos luchar contra este mal desde sus raíces y presentar a Europa tal como es, también con sus dificultades”, concluyó.

Traducido y adaptado por Cynthia Pérez. Publicado originalmente en CNA.
 

A %d blogueros les gusta esto: