27/06/2022

PROFECÍAS DEL FIN DE LOS TIEMPOS. LOS TRES DÍAS DE OSCURIDAD (II) Según las Revelaciones de la mística María Julia Jahenny. Parte 2: El Escapulario de Bendición y Protección

 


               Continuamos dando a conocer las revelaciones privadas que recibiera la mística y estigmatizada francesa María Julia Jahenny (1850-1941); en 1878 fue favorecida con varios éxtasis en los que además recibía instrucciones de Nuestro Señor y de Su Santa Madre, que le revelaron nuevos sacramentales, que podrían mitigar los desastres y castigos reservados para la humanidad corrupta.

               Según el relato de la Mística Jahenny la Virgen Santísima le enseñó un nuevo escapulario, igual al tradicional en cuanto formas, pero cargado de simbología que nos lleva a meditar la cruenta Pasión de Cristo y a sumergirnos en el provecho de Su Pasión y de Su Sangre:

               «He aquí lo que me mostró la Santa Virgen sobre Su Corazón Inmaculado, es un escapulario ancho, más ancho que los escapularios conocidos, un poco más ancho que la palma de la mano.

               Aquí está lo que representa: en el medio los tres clavos que crucificaron a nuestro Señor sobre la Cruz, pasando unos encima de los otros, sin formar una cruz. De la punta de cada uno cae una gota de sangre bermeja. Encima de los clavos se ve una esponja cuyo aspecto recuerda el del cascabillo. Las tres gotas de sangre se juntan para caerse en un pequeño cáliz pintado de rojo que es rodeado por una corona de espinas, se ven tres crucecitas gravadas sobre la parte delantera del cáliz. Es la parte del escapulario que está sobre la capa de la Santa Virgen.

               Noto que este escapulario es mantenido por dos lazos morados que pasan sobre cada espalda, hay tres nudos sobre la espalda izquierda y dos sobre la derecha.

               El otro lado del escapulario representa a la Santa Virgen María sentada, sosteniendo en sus brazos a su adorable Hijo, la boca y la cabeza de Nuestro Señor descansando sobre el Corazón de la Santa Virgen. En la parte abajo del escapulario, y casi a los pies de Nuestro Señor, está un Ángel vestido de blanco, de pelo rizado, que lleva una corona blanca, su faja es roja. En sus manos lleva una ropa que le sirve para secar los pies de Nuestro Señor. Encima del Ángel, por la parte derecha del escapulario hay una escala.

               Por la parte izquierda, detrás de Nuestro Señor, se ve la caña de la Pasión, pintada de rojo pero sin esponja. Corren las lágrimas de la Santa Virgen, por la parte derecha de su pecho, y se van a parar a los pies del Ángel.

               Es bordado el escapulario por un lazo rojo y son de lana los lazos».


LA VIRGEN EXPLICA LA SIMBOLOGÍA 
DEL ESCAPULARIO DE BENDICIÓN Y PROTECCIÓN


               «Me dirijo a ti, victima Mía, y a Mi siervo (el Director Espiritual de Marie-Julie Jahenny). Hijos Míos de la Cruz, hacía mucho tiempo que Mi Hijo y Yo deseábamos dar a conocer este escapulario de bendición.

               Hijos Míos, este escapulario, es como si Mi Corazón le hiciera de modelo, pues es Mi Corazón el emblema de la simplicidad y de la humildad, lo que simboliza el color morado.

               Son poco venerados los clavos que traspasaron los pies y las manos de mi Hijo, y son venerables. Por eso Mi Hijo, en Su Divina Sapiencia pide la representación de los tres clavos en la parte delantera del escapulario.

               Las tres gotas de sangre y el cáliz representan los corazones generosos recogiendo la Sangre de Mi Divino Hijo. Representará la esponja roja a Mi Divino Hijo bebiendo, en cierto modo, los pecados de Sus hijos pero Su adorable boca lo rehúsa.

               Deseo que el fondo del escapulario sea morado, pero deseo Yo que los clavos, el cáliz, la esponja y la corona estén sobre un pedazo de franela rojo oscuro.



               Esta primera aparición de este escapulario será una nueva protección para el tiempo de los castigos, de las calamidades y de las hambres.

               Todos los que lo llevarán podrán aguantar las tormentas, las tempestades y las tinieblas, tendrán la luz igual que de día. Esta es la fuerza de este escapulario desconocido.

               Presenta la Santa Virgen el escapulario a Nuestro Señor que dice entonces:

               Me dirijo a ti, victima Mía, también a Mis victimas y a Mis siervos, hijos Míos de la Cruz. Os doy una idea, un pensamiento profundo: cuando me quitaron de la Cruz, me pusieron en los brazos de Mi Madre: este descendimiento, este pensamiento, esta devoción, son poco conocidos.

               Quisiera Yo, que gracias a la reproducción de este escapulario esto entrará en el corazón de los hijos de la Cruz, y ellos me saludaran diciéndome:

          – Te saludo, Jesús Crucificado por dejarme la vida.

          – Te saludo con el júbilo de los Ángeles y de los Santos cuando te descendieron de la Cruz.

          – Te saludo con la tristeza de tu Madre cuando te descansabas contra su Corazón y sobre sus rodillas inmaculadas.

               Hijos Míos, muy pocas almas piensan en enjugar las adorables heridas de Mis pies cuando corre la sangre y quisiera Yo que fuera conocida esta representación.

               Tampoco se piensa mucho en las lágrimas derramadas por Mi Madre durante Mi Pasión; estas lágrimas están a los pies del Ángel que seca Mis pies sagrados.

               Gracias a este escapulario, quisiera Yo que pensarais en esta escala, en esta caña y en estos clavos de Mi Pasión.

               Hijos Míos, cada alma, cada persona que poseerá dicho escapulario, verá su familia protegida así como su casa sobre todo de los incendios que nunca la incendiarán.

               Este escapulario fulminará a los ingratos que blasfemarán Mi Nombre en la casa en la cual estará expuesto.

               Si entra un impío, estará éste tan impresionado que próxima será su conversión.

               Todos los que lo llevarán estarán preservados del trueno, de muerte súbita y de accidentes.

               Estarán protegidos durante los castigos.

               Quienquiera que lo pondrá en el Templo Santo alejará a los impíos y las profanaciones.

               El Señor añade también que se despertarán la Fe y la convicción en el alma obstinada a la cual le será recordado este escapulario en la hora de la muerte.

               Que todos los que lo llevaran estarán fuera de peligro como si poseyeran el Cielo. Precisa también que además este escapulario servirá de pararrayos bajo el cual la Ira de Dios se hará menos pesada. Dice también Nuestro Señor que cualquier Sacerdote podrá bendecir este escapulario.

               Al ponerse este escapulario se podrá rezar 5 o 7 veces el Crux Ave y meditar durante 1 o 3 minutos sobre Mi Santa Pasión… Concederé muchas gracias a quien se vista con este santo Hábito.


Seguro te interesará leer también



Read More

A %d blogueros les gusta esto: