29/06/2022

¿Qué hacer si el Sagrado Corazón y la Natividad de Juan Bautista caen el mismo día en 2022?

Redacción Central, 12 Jun. 22 (ACI Prensa).-
La Comisión Episcopal para la Pastoral Litúrgica de la Iglesia en México publicó una nota aclaratoria sobre la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús y la Solemnidad de la Natividad de San Juan Bautista que caen el mismo día este 2022, el viernes 24 de junio.

“Recordemos que según la tabla de los días litúrgicos numeral 3, del Misal Romano, tienen precedencia para su celebración las Solemnidades del Señor, sobre las celebraciones de la Virgen y de los santos inscritas en el calendario general”, explicó Mons. Víctor Sánchez Espinosa, presidente de la mencionada Comisión, en una carta firmada el 11 de junio.

Por lo tanto, el también Arzobispo de Puebla de los Ángeles, informó que “en México celebraremos la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, iniciando con sus I Vísperas la tarde del jueves 23 y hasta las II Vísperas del viernes 24”.

“La Solemnidad de la Natividad de San Juan Bautista la celebraremos el sábado 25 de junio con la Misa del día y los elementos propios desde la mañana del sábado”, agregó.

Finalmente, agregó que “las Misas vespertinas del sábado y el Oficio de Vísperas, por motivos pastorales y a juicio del Ordinario, pueden ser los del Domingo XIII Ordinario en lugar de los de la solemnidad de la Natividad de San Juan Bautista, o bien, pueden ya celebrarse las I Vísperas del Domingo XIII”.

La solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús se celebra el viernes siguiente a la solemnidad del Corpus Christi.

La devoción al Corazón de Jesús ha existido desde que los primeros cristianos meditaban sobre el costado y el corazón abierto del Señor. Sin embargo, el 16 de junio de 1675 Jesús se le apareció a una santa para alentar la devoción a su Sagrado Corazón.

Ese día, el Hijo de Dios se le apareció en Francia a Santa Margarita María de Alacoque, religiosa francesa de la Orden de la Visitación de Santa María, y le mostró su Corazón.

Según señaló la santa, el Corazón de Jesús estaba rodeado de llamas de amor, coronado de espinas y tenía una herida abierta de la que brotaba sangre, y del interior del mismo salía una cruz.

A %d blogueros les gusta esto: