29/06/2022

Sin memorias ni palabras

La enfermedad no es castigo, es una caricia de Dios, -recordaba don Álvaro en 1987- para que nos acerquemos Él. Este matrimonio se encomendó a don Álvaro en momentos difíciles.

A %d blogueros les gusta esto: