27/05/2022

Tigré: cientos de miles de tigranios están muriendo de hambre

El gobierno autorizó solamente a un convoy de ayuda el ingreso a Tigré, el primero desde mediados de diciembre de 2021, y rechazó cualquier autorización adicional hasta que el Frente Popular de Liberación de Tigré (FPLT) se retire de la región.

Contrariamente a la solicitud del gobierno etíope, el FPLT quiere que la ayuda circule libremente antes de retirarse por completo, así como también la retirada de las fuerzas de Amhara del oeste de Tigré. «Sin un gran avance para aliviar el bloqueo, el horror de la limpieza étnica estará acompañado de un abuso igualmente horrible: la hambruna masiva deliberada».

Así lo reveló una profunda investigación realizada por Human Rights Watch y Amnesty International que, en un informe conjunto publicado el 6 de abril, concluye que las autoridades de la región de Amhara han asesinado o expulsado sistemáticamente a cientos de miles de personas de origen tigranio de la región ocupada por Tigré desde el comienzo de la guerra.

«La situación humanitaria en Tigré continúa deteriorándose. El paso a través de los corredores humanitarios a través de los cuales la ONU, el gobierno u otras agencias intentan traer alimentos al país, a veces está bloqueado y no sabemos por quién», declaró el arzobispo de Adís Abeba, el cardenal Berhaneyesus Souraphiel.

«Como resultado, prosigue el cardenal, aumenta el sufrimiento del pueblo. La Conferencia de Obispos Católicos de Etiopía, ha lanzado llamamientos a nuestra red católica en todo el mundo, especialmente a través de Caritas Internationalis.

«Hace solo quince días, pedimos dinero para ayudar a nuestra gente, no solo en Tigré, sino también en las áreas vecinas. La sequía ha empeorado debido al cambio climático. La crisis humanitaria es enorme y la gente necesita ayuda con urgencia».

El cardenal concluyó su reflexión subrayando que Etiopía no debe ser considerado un país de conflicto o de guerra. «Tenemos muchos desafíos aquí en Etiopía, pero creo y confío en las oraciones de las personas que se han unido desde hace siglos, que se han casado y han vivido como etíopes. Nuestra esperanza es que pronto nuestros pueblos se vuelvan uno».

La zona en disputa, conocida oficialmente como Tigré Occidental antes de la guerra, es hoy probablemente el principal obstáculo para poner fin al conflicto.

La tregua humanitaria que comenzó el 24 de marzo ya está en riesgo. El cardenal Souraphiel afirma que «la crisis humanitaria en Tigré es terrible y la población necesita ayuda con urgencia».

A %d blogueros les gusta esto: