18/05/2022

Traslación de la Santa Casa de Loreto (10 de diciembre)

Su propósito es agradecer a Dios por el gran beneficio con el que se dignó gratificar a la cristiandad occidental cuando, para compensar la pérdida del Santo Sepulcro, transportó milagrosamente a suelo católico la humilde y augusta casa en la que la Virgen María recibió el mensaje del Ángel, y donde, con el consentimiento de esta divina Madre de Dios, el Verbo se hizo carne y comenzó a habitar entre nosotros. Hemos considerado apropiado incluir aquí el relato exacto y sucinto del prodigio que se celebra en la Fiesta de hoy; y para llevar a cabo esta tarea de una manera que satisfaga todas las sensibilidades, tomaremos prestada la narración que el sabio y sensato autor de La Vida de M. Olier publicó acerca de este maravilloso evento, en las notas del primer libro de esta excelente biografía:

«Fue bajo el pontificado de Celestino V, en 1291, y cuando los cristianos habían perdido por completo los Santos Lugares de Palestina, que la casita donde tuvo lugar el misterio de la Encarnación en el seno de María, fue transportada por los ángeles, desde Nazaret a Dalmacia o Eslavonia, a una pequeña montaña llamada Tersato. Los milagros que tenían lugar todos los días en esta casa sagrada, así como la investigación legal que las autoridades del país hicieron en Nazaret, para comprobar su traslación a Dalmacia, y finalmente la convicción universal de todas las personas que acudían a venerarla de todas partes, parecían ser pruebas indiscutibles de la verdad del prodigio. Dios, sin embargo, deseaba dar uno nuevo, del que Italia y Dalmacia fueran testigos.

«Después de tres años y siete meses, en 1294, la Santa Casa fue transportada a través del mar Adriático hasta el territorio de Recanati, en un bosque perteneciente a una Dama llamada Loreta; y este evento causó tal desolación en el pueblo de Dalmacia que parecían incapaces de sobrevivir. Como consuelo, construyeron, en el mismo lugar, una iglesia dedicada a la Madre de Dios, que fue atendida desde entonces por Franciscanos, y en la puerta de la cual colocaron esta inscripción: Hic est locus in quo fuit sacra Domus Nazarena quae nunc en Recineti partibus colitur. Hubo incluso muchos habitantes de Dalmacia que se mudaron a Italia para vivir cerca de la Casa Santa, y allí establecieron la Compañía del Corpus Domini, hasta el pontificado de Pablo III.

«Esta nueva traslación fue tan conocida en la cristiandad, que llegó de toda Europa un incontable número de peregrinos a Recanati, para honrar la llamada Casa de Loreto. Para comprobar cada vez más la veracidad de este evento, los habitantes de la provincia enviaron, primero a Dalmacia, y luego a Nazaret, dieciséis personas de las más competentes, que realizaron nuevas investigaciones en el lugar. Pero Dios mismo se dignó a mostrar la certeza al renovar, dos veces en rápida sucesión, el prodigio de la traslación en el territorio mismo de Recanati. Al término de ocho meses de estancia en el bosque de Loreto, que se encontraba infestado de asesinos que acosaban a los peregrinos, la Casa fue transportada medio kilómetro más adelante, para ser colocada sobre una pequeña elevación que pertenecía a dos hermanos de la familia Antici; y finalmente, luego de que estos últimos se hubieran alzado en armas uno contra el otro a causa de la repartición de las ofrendas de los peregrinos, la Casa fue transferida en 1295, a un lugar no muy lejano, y en medio de la vía pública, donde se construyó la ciudad llamada Loreto».

Este prodigio es atestiguado no solo por los analistas de la Iglesia, y por los historiadores particulares de Loreto, como Tursellini y Martorelli, sino por eruditos de primer nivel, entre los que mencionaremos a Papebrock, Noël Alexandre, Benedicto XIV, Trombelli, etc. ¿Qué hombre serio e imparcial se atrevería a declarar como falsos estos eventos, en presencia de estos oráculos de la ciencia crítica, cuya autoridad es admitida como soberana en todos los demás asuntos?

Desde el punto de vista de la piedad católica, no se puede negar que serían culpables de una temeridad insuperable que ignora todos los innumerables prodigios operados en la Santa Casa de Loreto; como si Dios pudiera acreditar a través de los milagros la más burda e inmoral de las supercherías. 

Mencionaremos, como actos explícitos de la Santa Sede sobre el milagro de Loreto, las bulas de Pablo II, León X, Pablo III, Pablo IV y Sixto V; el decreto de Urbano VIII, en 1632; el de Inocencio XII, en 1699, para aprobar el Oficio; y finalmente, los indultos de Benedicto XIII y sus sucesores, para extender esta festividad a un gran número de provincias de la catolicidad.

Para adentrarnos en el espíritu de la Sede Apostólica, que tan celosamente alienta la piadosa confianza de los fieles en la Santa Casa de Nazaret, que se ha convertido, por divina misericordia, en la Casa de Loreto, tomaremos prestado un texto del Oficio de su traslación milagrosa.

Dom Prospero Guéranger

ANTÍFONA

He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y Él habitó con ellos; y ellos serán su pueblo, y el Dios que está con ellos será su Dios.

V /. Entraremos en su tabernáculo. R /. Adoraremos en el lugar donde descansaban sus pies.

ORACIÓN

Oh Dios, que has consagrado en tu misericordia la Casa de la Bienaventurada Virgen María por el misterio del Verbo encarnado, y que la has colocado maravillosamente en el corazón de tu Iglesia: concédenos que, separados de las moradas de los pecadores, seamos dignos de ser los habitantes de tu Santa Casa. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Esta festividad no está inscrita en el calendario universal y obligatorio; pero se celebra el 10 de diciembre, en Roma y en todo el Estado papal, en la Toscana y el Reino de Nápoles, España, Bélgica, en muchas diócesis de la cristiandad, y también en la mayoría de las órdenes religiosas.

A %d blogueros les gusta esto: