Vidas de Jesucristo en el Santísimo Sacramento

http://salutarishostia.wordpress.com

Santa Margarita María de Alacoque

MODO DE HACERLAS

EN TIEMPO DE LA OCTAVA DE SU FIESTA.

 Vida De Amor. Tú eres la esposa muy amada de Jesús, honrarás su vida de amor en el Santísimo Sacramento, atendiendo a ser toda pura e inocente para agradar a este divino Esposo; en todo lo que hicieres no tengas otro fin que este, dándole todas las cosas sin reserva , si quieres que el Salvador te se dé todo; si deseas gozar la dulzura de sus amorosas conversaciones, destierra todas las conversaciones del amor propio y los respetos humanos; harás cinco prácticas este día y las ofrecerás cuando visitares al Santísimo Sacramento; en la Comunión harás reparación honorifica al Corazón sagrado de Jesús, y le pedirás perdón por todas las malas comuniones que se hacen y han hecho, así por ti, como por los malos cristianos. Este día te privarás cuanto la regla te permita de todo placer y descanso para conseguir la perpetua mortificación; ofrecerás media hora de silencio después de Prima, para honrar el de Jesús en el Santísimo Sacramento.

Vida De Gloria. Nuestro Señor te destina a honrar su vida de gloria en el Santísimo Sacramento; allí renueva el Señor su gloriosa pasión, por la cual ha establecido su reino sobre todas las potencias enemigas. Quiere asociarle a su reino, y para esto quiere pongas tu trono sobre la cruz; serás glorificado en ella con su Majestad, si llevares como el Señor todas las que te ofreciere, sin cansarte, ni quejarte de su peso y duración; tomarás las cruces indiferentemente y sin elección, como la divina providencia te las ofreciere; por este medio reinarás sobre todas tus prontitudes, resentimientos y repugnancias. Harás cinco prácticas a este fin, ofreciéndoselas al Señor en el Santísimo Sacramento.

Vida Escondida. Nuestro Señor te ha escogido para honrar su vida oculta en el Santísimo Sacramento ; imitarás esta vida, sepultándote tan dentro de la soledad de este Corazón, que no puedas ser vista sino de su Majestad : tu mayor cuidado será ocultar el bien que hicieres por temor que no te lo roben. Ama vivir desconocida y olvidada; cuando fueres delante del Santísimo Sacramento, preséntale cinco prácticas de aniquilación y privación de lo que pueda atraerte la estimación y atención de las criaturas.

Vida De Sacrificio. Nuestro Señor quiere que honres su vida sacrificada é inmolada en el Santísimo Sacramento; allí está la victima de propiciación por nuestra salvación: ofrécete a su Corazón como víctima que quiere ser sacrificada por su Majestad. El Señor es al mismo tiempo el sacrificador; abandónate a él como cordero en las manos del Sacerdote, pídele que cumpla en ti sus designios por duros que sean a la naturaleza, sacrifícale todo el placer que tienes en amar y ser amada, estimada y honrada de las criaturas; no puedes ser víctima de Jesús, si no te desnudas de todo aquello á que tienes natural afición, ofrece cinco actos de virtud al Corazón sacrificado de Jesús cuando le visites sacramentado.

Vida De Gracia. Nuestro Señor te llama a honrar su vida de gracia; el Santísimo Sacramento es el trono de la misericordia, está en este divino Sacramento para convidar a los pecadores que vinieren a pedirle sus gracias; ofrécete al Señor como una esclava delante de su libertador, y un reo que merece muerte delante de su rey que le ha librado; por este título eres toda suya, tiene derecho el Señor a disponer de tu vida que es más suya que tuya: no te reserves otro derecho que el de amarle por elección; este día cautiva tu lengua mortificarás su ligereza para que nada se deslice contra la caridad y humildad, ya sea alabándote o excusándote. Harás cinco prácticas para ofrecer en la visita al Santísimo.

Vida Humillada. Nuestro Señor te ha elegido para honrar su vida y sus humillaciones admirables en el Santísimo Sacramento; aquí encubre su poder, cubre su gloria exponiéndose por nuestro amor a los insultos de los herejes y malos cristianos. Procurarás el mismo espíritu, te ofrecerás delante del Señor como la nada delante de su todo, como el barro delante del sol, para que te pisen todas, si así lo quisiere el Señor. Toda tu atención este día será humillarle y gustar de que las otras te ayuden a esto, humillándote y menospreciándote, no evites cosa alguna de cuantas se ofrecieren y pudieren hacerte más vil y abyecta a los ojos de todas, por este medio te unirás más estrechamente al sagrado Corazón, presentándole cinco actos de humildad cuando le visitares.

Vida Activa Y Operante. Nuestro Señor te escoge para honrar las operaciones admirables de su Corazón en el Santísimo Sacramento. Aquí glorifica su Padre, gobierna su Iglesia, anima los Santos, convida los pecadores y muda los corazones; como Sierva de Jesús, te conviene trabajar con él, como él, y si fuese posible tanto como él, como si pudieras aliviarle en las inmensas ocupaciones de su Corazón. Mas ¿cómo lo harás tú, pobre criatura, débil, lánguida y medio muerta? Puedes hacerlo por amor: el amor lo suplirá todo y te dictará lo que hubieres de hacer según los designios de tu Amado, imita su acción con tu exactitud y prontitud a todo lo que manda la regla, como Jesús irás y trabajarás con silencio interior y exterior, sin inquietud ni apresurarte, te acordarás de estas palabras: Jesús autem tacebat. Ofrecerás cuando fueres a visitar al Santísimo Sacramento cinco prácticas de caridad con el prójimo.

Vida De Consumación. Nuestro Señor te destina para honrar su vida de consumación en el Santísimo Sacramento; el estado de víctima es ser consumada con fuego a gloria del Señor a quien se ofrece. Jesús está en el Santísimo Sacramento como víctima de Dios, el fuego de amor le consumiría si no fuese inmortal é impasible; no es así de nosotros que debíamos desfallecer y secarnos, consumiéndonos de amor hasta morir. Ofrécete a Jesucristo para llegar a este estado si fuere su gusto, para estar delante de su Majestad, como una hacha encendida consumiéndote; abandónate sin reserva a Jesús para que haga de ti según su beneplácito; la víctima es suya, el Señor la sacrificará en el tiempo y modo que este Sumo Sacerdote sabe lo debe hacer; te basta estar dispuesta y amar de antemano la especie de consumación que te destine; la más trabajosa es para ti la más feliz. Harás cinco prácticas de amor y abandono, ofreciéndolas a Jesús Sacramentado en tu visita.

FUENTE:

Vida de la Beata Margarita María de Alacoque. Por I.G. Barcelona. 1864. Págs.: 263-267

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: