MÁRTIRES DE CRISTO EN LAS TIERRAS DE ESPAÑA

http://santa-maria-reina.blogspot.com

Han quedado nuevamente regadas, en pleno siglo XX, las tierras de España con la sangre de los gloriosos mártires de Cristo.
Es el supremo testimonio de la fe, de la esperanza y del amor, éste de dar uno la vida por Cristo y con Cristo, ofrecida y victimada en favor de todos, y aún en favor de los mismos monstruos que de forma tan sádica y brutal la arrebatan.
Son los mejores hijos de la Iglesia, invictos mártires, que hablan al mundo y sacuden las conciencias con el mismo lenguaje de su Rey y Señor: el lenguaje de laCruz, que es lenguaje de sacrifico, de generosidad, de amor, de perdón y de paz. Un lenguaje desconocido e ininteligible para aquellos de conciencia pervertida y de corazón espeso, pero lenguaje luminoso y esclarecedor para quien, aunque sólo sea a tientas, busca con sinceridad la verdad.
La luz de los mártires de España continúa iluminando en nuestro días el cielo de nuestros pueblos y tierras. A la luz de su testimonio quedan al descubierto los pensamientos y las actitudes de muchos corazones.
Ante ellos como ante Cristo se produce la división: “O conmigo o contra mí”. Un abismo divisorio entre los adeptos de la mentira, de la ideología, de la impiedad, y todos aquellos otros que buscan con sincero corazón la verdad y el bien, amantes de cuanto es noble y bello.
No es cierto que los mártires no separan. Simplemente no es cierto, como tampoco es cierto que Cristo no separe.
No hay connivencia entre la luz y las tinieblas, entre la verdad y la mentira, entre el error y la verdad, entre el odio y el perdón, entre la fe y la impiedad. ¡No!, de ninguna manera.
Quien se esacandaliza de dicha división se escandaliza del mismo Cristo que dice de sí mismo que no ha venido a traer paz sino división.
Nada más peligroso y maléfico para la Iglesia y para la patria que toda esa tropa de profetas de falsa paz. No es ese el lenguaje de Cristo. No es ese el lenguaje del Evangelio.
Un mensaje tibio, adulterado, aniñado, atiplado no es otra cosa que el exponente claro de la tibieza y de la debilidad de los pastores y fieles que así hablan.
Presentar la historia de los mártires como si aquí no hubiera pasado nada es pervertir su propio testimonio, es echar tierra sobre su sangre, es profanar su memoria.
Sí, en España ha pasado algo y continúa pasando. Algo muy grave que,sin embargo, no es nuevo.
Ha pasado lo mismo que viene pasando desde los orígenes mismos de la humanidad, lo mismo que pasó en tiempos de Cristo y a lo largo de los siglos pasados. Algo que tristemente pasará siempre y que no se puede obviar.
Lo que ha pasado, pasa y pasará es que el hombre que ha abierto su corazón al mal siempre intentará derrotar y eliminar al bien. El que opta por la mentira siempre tratará de acallar y apagar la voz del que con su vida testimonia la verdad. Lo que ha pasado, pasa y pasará es que la Iglesia de Cristo siempre será perseguida, martirizada, y aunque las puertas del infierno no prevalecerán contra ella, tampoco su Señor le ahorrará las pruebas y dificultades.
¡Que no!, que los mártires no son las víctimas de unos pobres equivocados, de unos honestos buscadores de la libertad, de los amigos del pueblo… No, los mártires son las víctimas del Maligno y de quienes se entregan a su errores, se dejan inflamar por el fuego de su odio, se posicionan a favor de la violencia, de la injuria y del homicidio.
Es cierto que dichos homicidas no saben lo que hacen, pero no en el sentido de que no sean conscientes de la gravedad de su odio y de sus crímenes, sino que desconocen el alcance último de sus acciones deleznables: el combate mismo contra Dios y su Cristo, contra la extensión de su Reino, contra su obra redentora.
Es en este contexto en el que el sacrificio, el perdón y la victimación de los mártires se convierte en un fogonazo de luz en medio de las tinieblas del mundo. Es en este contexto en el que su muerte es un triunfo arrollador de la fe, del bien, de la verdad y del amor. Sus vidas brutalmente segadas se convierten en semillas que prometen frutos abundantes.
El conocimiento de su testimonio se hace en nuestros días más urgente y necesario que nunca. La contemplación de su drama y de su gesta puede inspirar maravillosamente a todos aquellos que en las actuales circunstancias desean permanecer fieles a Cristo y contribuir a que España se mantenga fiel a Cristo hasta el final de los tiempos.
El acercamiento a sus vidas, a su martirio y a su mensaje pueden darnos la clave para interpretar los difíciles avatares de la hora presente sin reduccionismos, sin tendenciosas relecturas, sin silencios vergonzosos.
Es del testimonio de los mártires y de su poderosa intercesión ante Dios de donde puede resurgir un nuevo impulso y una renovada ilusión para los pastores y para los fieles de la Iglesia en España.
Mártires de Cristo, que desde España habéis dado al mundo entero el supremo testimonio de la fe, de la esperanza y del amor, alcanzádnos la gracia de permanecer fieles a Aquél que desde la Cruz nos dio el supremo testimonio del amor y de la misericordia. Libradnos de todos los miedos y cobardías, de la tibieza y de la mediocridad. Acompañadnos en la hora presente para que sea nuestra fe la fuerza que venza al mundo.
Mártires de Cristo, que regásteis con vuestra sangre y fecundásteis con vuestro amor el suelo de España,tierra de María Santísima, acelerar sobre nuestra patria, sobre nuestras familias y pueblos el triunfo de su Inmaculado Corazón.
Mártires de Cristo, heraldos del bien y de la verdad, fortaleced a los Pastores de la Iglesia en España, iluminad a los padres y madres de familia, proteged a los niños y a los jóvenes, amparad a los ancianos, a los enfermos y a cuantos sufren.
Que vuestra sangre derramada sea semilla de una nueva primavera de vocaciones sacerdotales y religiosas.
¡Mártires de Cristo en las tierras de España, rogad por nosotros!D. Manuel Folgar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial

Enjoy this blog? Please spread the word :)