19/08/2022

Cardenal Cañizares: Sin la fe “ni hay España, ni se puede entender la España que hay”

, 29 Jul. 22 (ACI Prensa).-
El Arzobispo de Valencia (España), Cardenal Antonio Cañizares Llovera, reivindica las raíces católicas de España y a su patrón, pues “la historia de nuestra patria española está amasada, en efecto, con la figura del Apóstol”. 

El Purpurado afirma que “sin la fe transmitida por los apóstoles ni hay España, ni se puede entender la España que hay” y trae esta reflexión a colación del hecho de que el día de Santiago Apóstol, 25 de julio, no sea festivo en toda España, sólo en algunas Comunidades Autónomas, según los años. 

“No acabo de entender cómo el Patrón de nuestra nación española, de la patria de todos cuantos vivimos en las distintas Comunidades no nos une en una fiesta común”, señala el Arzobispo de Valencia. 

Más aún, el Cardenal Cañizares ha ensalzado la figura de Santiago Apóstol y la fe que llevó al pueblo español, como origen, junto a San Benito de Nursia, de la “conciencia de Europa”, por una parte y, por otra, del ser de gran parte de la América descubierta.

“Es mucho, en efecto, lo que España, Europa y América deben a Santiago. Su legado, que es el testimonio y la fe de Jesucristo, está en nuestras raíces”, aclara el Purpurado.

En este sentido incide en que la identidad de estos pueblos es “incomprensible sin el cristianismo” porque “todo lo que constituye nuestra gloria más propia tiene su origen y consistencia en la fe cristiana que ha configurado el alma de nuestros pueblos”.

Fe y desarrollo

El Arzobispo de Valencia expone que la configuración de Europa bajo el signo de la cruz tiene consecuencias directas sobre el progreso y la libertad de los pueblos ya que del ser cristiano se deriva la defensa de la dignidad del hombre, su verdad y libertad. 

Así, el Cardenal Cañizares recuerda que “no hay desarrollo ni progreso humano al margen de la verdad del hombre y menos aún en contra de ella” al tiempo que explica que “la fe permite al hombre conocerse a fondo, descifrar el enigma de su existencia, situarse justamente en su libertad”.

El Purpurado aclara que no pretende “volver a una vieja cristiandad”, sino que “España se vuelva a encontrar a sí misma, que sea ella misma, que descubra sus orígenes y avive sus raíces; que reviva aquellos valores que hicieron gloriosa su historia y benéfica su presencia en otros continentes”.

Por eso, recuperar una fiesta común en España con motivo del día de su patrón, Santiago Apóstol, y “avivar las raíces que él nos evoca podrían contribuir en alguna medida a esa reconstrucción”.

A %d blogueros les gusta esto: