25/06/2022

Cristianos paquistaníes condenados a muerte por blasfemar contra el islam

Recuento de los hechos

En junio de 2011, un hombre musulmán denunció a la policía material blasfemo contra el islam que había descubierto en un blog. El sitio proporcionaba el nombre, el número de teléfono, la dirección de correo electrónico y la dirección del presunto perpetrador: Qaiser Ayub, el mayor de dos hermanos cristianos.

La policía presentó una denuncia contra los dos hermanos y los arrestó. Amoon fue arrestado porque el número de teléfono y la dirección de la oficina que figuran en el blog estaban registrados a su nombre. Por tanto, los dos hermanos están en prisión desde 2011, acusados ​​de haber cometido una blasfemia contra el profeta Mahoma, según el artículo 295 apartado C del Código Penal paquistaní.

El tribunal de primera instancia condenó a los dos hermanos en diciembre de 2018, argumentando que la presencia de los datos de contacto de los hermanos Ayub en el sitio blasfemo, y la ausencia de cualquier intento por su parte de exigir que el administrador del sitio eliminara sus datos de contacto, llevó claramente a la conclusión de que ellos eran los responsables de la creación del sitio.

Sin embargo, como afirman los abogados del Centro Europeo para la Ley y la Justicia (ECLJ), esto es solo una conjetura, porque cualquiera puede crear un sitio y publicar un nombre y una dirección.

El tribunal de primera instancia desestimó el testimonio de los dos hermanos Ayub según el cual tuvo lugar una discusión con amigos musulmanes antes de que se publicara el blog. Amoon cree que los «amigos» musulmanes de su hermano crearon el sitio utilizando los datos de contacto de los dos cristianos como represalia. Ambos hombres apelaron.

El Tribunal Superior abrió el recurso el 28 de febrero de 2022. Los abogados señalaron ante el tribunal que no había pruebas de que los dos hermanos fueran los responsables de la creación del blog o de su contenido. Y el departamento de delitos informáticos confirmó que no se pudo encontrar información sobre la identidad de la persona que creó el blog.

En la sentencia de apelación dictada el 8 de junio, el Tribunal Superior confirmó las condenas a muerte de los dos acusados ​​de publicar material blasfemo en Internet.

Una situación grotesca

Es completamente absurdo que un cristiano en Pakistán se atreva a publicar algo contra el islam o Mahoma en Internet, y mucho menos dejar sus datos de contacto a menos que sea una forma de suicidarse.

De acuerdo con la jurisprudencia, una persona solo puede ser condenada en tales casos si se prueba inequívocamente que el acusado utilizó efectivamente el teléfono, el medio informático o el sitio web.

Sin embargo, el Tribunal Superior ignoró estos argumentos y confirmó la pena de muerte. «Este es otro paso atrás para Pakistán, donde las minorías religiosas han sido encarceladas y asesinadas por cargos falsos de blasfemia durante más de tres décadas», explicó una nota enviada a Fides por el Centro Europeo para la Ley y la Justicia (ECLJ).

Ante este caso de cristianos injustamente condenados a muerte por blasfemia, el ECLJ prepara un recurso de apelación para llevar el caso ante el Tribunal Supremo de Pakistán.

El Tribunal Superior de Lahore, en Rawalpindi, ha confirmado la pena de muerte ya impuesta en primera instancia a dos hermanos cristianos, Qaiser Ayub y Amoon Ayub, por un caso de acusación de blasfemia, a pesar de la ausencia total de pruebas incriminatorias.

A %d blogueros les gusta esto: