12/08/2022

Informe sobre la persecución de cristianos conversos del islam en Europa (1)

La persecución está definida por el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional como: «la privación intencional y grave de los derechos fundamentales, contraria al derecho internacional, por razón de la identidad del grupo o colectividad».

El ECLJ se reunió con los líderes de las seis principales asociaciones francesas, una asociación belga, dos asociaciones inglesas y una asociación austriaca involucradas en la evangelización de los musulmanes y el apoyo a los conversos, y realizó más de veinte entrevistas con conversos.

Número estimado de conversos del islam al cristianismo en Francia

Este número se estima entre 4,000 y 30,000 personas en Francia. Según las cifras oficiales de la Conferencia Episcopal de Francia, unas 300 personas de origen musulmán reciben el bautismo en la Iglesia católica cada año.

Además, un informe del Institut Montaigne indica que el 15% de las personas nacidas de al menos un padre musulmán se consideran «no musulmanes». Si se toma en cuenta que hay 4.9 millones de musulmanes en Francia según una estimación conservadora, el 15% representa 735,000 personas.

Pero, según todos los informes, «muchos» cristianos de origen islámico se esconden o permanecen «invisibles». Teniendo en cuenta que la mayoría de los que abandonan el islam se vuelven hacia el ateísmo o el agnosticismo, se puede aventurar la cifra de 30,000 conversos a la fe cristiana.

La persecución de los conversos

Hoy en Francia, es difícil y generalmente peligroso para un musulmán abandonar su religión. La inmensa mayoría de las personas que abandonan el islam para unirse al cristianismo sufren persecuciones familiares y comunitarias de intensidad muy variable.

Las fuentes de persecución

La persecución es primero intrafamiliar: padres, cónyuge, hermanos y hermanas, primos, etc; y luego está la persecución comunitaria. Finalmente, la persecución puede ser anónima. Algunos islamistas llevan a cabo campañas de intimidación y de inteligencia para buscar y reprimir a los conversos. Cuando un converso es descubierto suele ser amenazado, agredido, incluso asesinado por un islamista que ni siquiera conoce.

La sharia no se aplica en Francia, pero ciertas disposiciones pueden ser aplicadas por una comunidad musulmana grande y radicalizada. Además, si los padres del converso son ciudadanos de un país donde se aplica la sharia, el converso puede ser privado de su parte de la herencia.

Los motivos de persecución

La conversión, que implica apostasía, está condenada en el Corán y los hadices, lo que para muchos musulmanes justifica la persecución física y moral de los conversos. Los musulmanes que persiguen violentamente a los conversos se apoyan en estos textos para legitimar sus acciones.

Es inconcebible para la mayoría de los musulmanes que una persona de origen norteafricano no sea musulmana. Existe una identificación entre «cultura árabe» e «islam». Y los padres aconsejan a sus hijos que permanezcan oficialmente musulmanes y que crean en el cristianismo en secreto.

Esto se explica por el hecho de que el comunitarismo se ve contrarrestado por un leve respeto hacia los preceptos islámicos. Sobre todo, hay dos imperativos esenciales: no comer carne de cerdo y observar el Ramadán. Los demás preceptos están sujetos a una mayor tolerancia. Por lo tanto, el converso podría fácilmente tener otra creencia religiosa respetando al menos los dos imperativos.

Actos de persecución

La persecución puede tomar las siguientes formas, en orden de severidad y frecuencia. Pueden ser o no sucesivos, pero casi todos los conversos son víctimas al menos de los primeros.

Desprecio y agresión verbal hacia el converso durante el anuncio de la conversión.
Amenazas, actos de intimidación o acoso, con el objetivo de persuadir al converso a volver al islam, en el seno de la familia, la comunidad o en las redes sociales.
Rechazo del converso por parte de su familia.
Expulsión del hogar familiar o huida.
Amenazas contra el converso, saqueo de su vivienda, esfuerzos para que pierda su trabajo.
En el caso de las chicas: secuestro hasta que regresen al islam.
Violencia física contra el converso, desde escupitajos y palizas, hasta linchamientos en público, con o sin cuchillo.
En el caso de las chicas: matrimonio forzado, retorno al país de origen de la familia, violación.
Asesinato.

La mayoría de los musulmanes reaccionan generalmente con una sanción de «muerte social» aplicando los tres primeros actos de persecución. Más raramente, los islamistas, salafistas o los Hermanos Musulmanes, buscarán «limpiar» el escándalo y aplicar una persecución más radical.

Todos los testigos entrevistados soportaron las primeras tres formas de persecución. Los que no sufren las siguientes persecuciones son generalmente los que mejor pueden organizarse para evitar cualquier riesgo. El miedo es palpable entre los conversos del islam: todos temen una reacción violenta de su familia o comunidad.

Este miedo se acentúa por las redes sociales. Algunos musulmanes radicales ponen precio a los datos de contacto de los conversos. Este tipo de llamados a la denuncia alimenta el temor de los conversos: deben mantener un perfil bajo, pero también distanciarse de las redes sociales.

Según numerosos testigos y líderes de asociaciones, una proporción significativa de conversos experimentan actos de violencia por parte de hermanos o primos: relatos de primera mano de agresión e intentos de allanamiento si el converso se recluye en un apartamento.

Generalmente, estos actos de violencia hacen que los conversos abandonen su lugar de residencia. Ya sea que huyan después del primer ataque o que abandonen la casa después de que un familiar saquee su habitación. Los testigos dicen que esta huida ayuda a prevenir actos de violencia más graves.

Finalmente, algunos han sido linchados. Un exsalafista converso confirmó la existencia de emboscadas. Los musulmanes de la comunidad esperan al converso en la calle y lo golpean, a veces hasta la muerte. Se ha documentado la muerte de algunos conversos bajo los golpes.

La persecución es peor para las jóvenes

Las mujeres están expuestas a actos de persecución en un grado cada vez mayor que los hombres. Esta violencia adicional se justifica por la «deshonra» que traerían a la familia al negar la fe de sus padres. El 70% de los conversos son mujeres. Los testigos dijeron que el estatus de la mujer en el islam les da más razones para querer dejarlo.

Algunas jóvenes que revelan su conversión a sus padres pueden ser amenazadas por estos últimos con matrimonios forzados con un «musulmán devoto», encarcelamiento hasta que regresen al islam o deportación a su país de origen si son del norte de África. Los hombres que se convierten no enfrentan estas amenazas específicas.

El problema particular de los migrantes conversos

Algunos inmigrantes son conversos que huyeron de su país musulmán debido a las persecuciones. Se enfrentan a un doble problema. Por un lado, emigran con otras personas predominantemente musulmanas con dificultades adicionales en los «campos de migrantes».

Por otra parte, cuando los inmigrantes llegan a Francia, hablan muy mal el francés y necesitan traductores árabes. Sin embargo, estos son a menudo musulmanes y es posible que obstruyan la presentación del caso de un migrante convertido. Es imposible estimar el número de casos, pero es una preocupación real para los migrantes conversos y para quienes trabajan para incorporarlos a la sociedad.

Un ejemplo que ilustra estas tensiones, publicado en el periódico francés Le Monde en 2015: «Migrantes cristianos presuntamente arrojados al mar por musulmanes frente a las costas italianas -La fiscalía de Palermo ha abierto una investigación sobre esta tragedia sin precedentes».

Ataque a propiedades cristianas: un corolario de esta persecución

El daño a los sitios cristianos ha ocurrido desde hace muchos años en Europa. Según el Observatorio para la Seguridad y la Cooperación en Europa, en 2019 se registraron más de 500 ataques contra sitios cristianos. Francia es el país más afectado.

El Observatorio de la Intolerancia y la Discriminación contra los cristianos en Europa publica regularmente informes sobre este tema. El informe de 2019 relató los numerosos ataques, a menudo por parte de musulmanes radicales, no solo en Francia sino también en otros países de Europa.

Estos ataques y degradaciones regulares contribuyen al clima de ansiedad que afecta a los conversos y muestra que mientras algunos solo atacan objetos, otros están dispuestos a ir más lejos.

La reacción de los conversos

Todos los testigos se encontraban en la misma situación: extrema discreción y miedo a ser descubiertos en su camino espiritual. Se ven obligados, por miedo, a vivir su fe de manera oculta y a revelar su conversión a sus seres queridos solo después de una cuidadosa consideración.

No pueden hablar de sus creencias religiosas en la familia, generalmente no guardan posesiones cristianas en la casa de sus padres, y hasta que sean independientes, se les impide ir a la iglesia si corren el riesgo de ser vistos por alguien que los conozca.

Esta obligación de una gran prudencia y discreción social en su conversión obliga al converso a llevar una doble vida: hacerse pasar por musulmán ante la comunidad, y vivir su fe cristiana el resto del tiempo cuando sea posible. Según la situación personal, esta doble vida es difícil y pesada.

Los conversos sufren «prejuicios étnicos». Una idea preconcebida está muy extendida entre las personas de origen inmigrante: una persona árabe necesariamente sería musulmana. Por lo tanto, se presume que los conversos árabes son musulmanes. La vida se vuelve difícil para muchos conversos debido a los musulmanes a los que intentan ocultar su conversión.

El Ramadán, los aperitivos entre colegas, las relaciones entre hombres y mujeres en el trabajo o en la escuela son momentos en los que se puede sorprender a los conversos que no siguen los preceptos del islam y luego sufrir el desprecio de los demás musulmanes y, a veces, represalias más graves: acoso laboral o despido improcedente, si el empleador es musulmán.

La práctica religiosa y el proceso de ingreso a la Iglesia son muy complicados para muchos conversos. Algunos deben viajar decenas o incluso cientos de kilómetros para prepararse para el bautismo.

El traslado es a menudo necesario para los hombres y casi siempre para las mujeres, sobre todo si el descubrimiento de la fe cristiana tiene lugar en el hogar paterno. Las mujeres jóvenes no pueden anunciar su conversión a sus padres si todavía viven en casa.

Todas las jóvenes conversas dijeron que temían ser golpeadas, o que habían sido golpeadas, por al menos uno de sus hermanos, o por un miembro de su familia o comunidad. Ante esta violencia, la huida es la única solución, pero una solución dramática.

Continuará…

El Centro Europeo para la Ley y la Justicia (ECLJ por sus siglas en inglés) ha publicado un informe sobre la persecución de los exmusulmanes convertidos al cristianismo, en Francia y Europa. El objetivo de este informe era determinar si las personas de origen musulmán sufren persecución por convertirse al cristianismo en Francia y Europa.

A %d blogueros les gusta esto: