20/08/2022

La obra de las monjas que auxilian a las víctimas de la prostitución se hace película

, 14 Jul. 22 (ACI Prensa).-
Con motivo del segundo centenario del nacimiento de la fundadora de las Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor, se está rodando en España una película que pondrá de relieve la actualidad de su vocación: la acogida a mujeres víctimas de la prostitución y la trata. 

El largometraje, titulado “Si todas las puertas se cierran”, está financiado por la propia congregación y pretende aprovechar el bicentenario de la venerable Madre Antonia para divulgar su figura y su obra, comenzada en 1870. 

Al tiempo, la película quiere sensibilizar sobre la realidad de las mujeres que padecen bajo el yugo de los proxenetas y el negocio de la trata de personas con fines de explotación sexual. 

Aunque la sola idea de hablar de monjas que frecuentan prostíbulos, polígonos industriales, carreteras apartadas y esquinas de ciertas calles puede llamar la atención, lo cierto es que la obra de las Oblatas es desconocida para el gran público. 

No así para el director y guionista de la película, el reconocido Antonio Cuadri, quien debido al trabajo de su mujer que colabora en proyectos de las religiosas, hace tiempo que conoce de primera mano su labor: “Me sorprendió porque uno puede tener la idea de que van y las adoctrinan. Y no. Es una labor de acompañamiento. Su obsesión es ofrecerles una alternativa digna de vida”.

Durante un receso del rodaje en un colegio de Madrid, Cuadri reconoce en conversación con ACI Prensa que con la preparación y rodaje de esta película “se ha vuelto a abrir esa puerta de luz, de esperanza”, una oportunidad para admirar un “espectáculo maravilloso” que contrasta con la parte del ser humano capaz de las mayores atrocidades. 

La fuente de esta confianza profunda en el ser humano Cuadri encuentra en el hecho de que “las seguidoras de Antonia María de Oviedo y Schönthal más de 150 años después sigan empeñadas en esta maravillosa locura de amor, de darse a ayudar -en este caso a las mujeres- sin esperar nada a cambio”. 

La distribuidora de la cinta, Bosco Films, tiene previsto el estreno para el primer trimestre de 2023. Cuando suceda, es probable que alguna mujer que paece los rigores de la prostitución acuda a verla. 

Para ellas, el director también tiene un deseo: “Si solamente una mujer víctima de trata rompe sus cadenas y tiene la oportunidad de abrir su mente, su alma, su espíritu para tomarse en serio a sí misma” y abandonar ese mundo, “me parecería el pequeño gran milagro que ojalá se cumpliese con esta película”. 

“¡Pero cómo no se sabe nada de esta mujer en España!”

En el mismo día de rodaje, ACI Prensa tiene la oportunidad de conversar con algunas de las actrices que darán vida a las mujeres cuyas tramas se entrecruzan en el espacio y en el tiempo y que se han asomado a la realidad de las oblatas que antes desconocían. 

La actriz y presentadora Pastora Vega reconoce su sorpresa al conocer el guión basado en la vida de la fundadora de las oblatas: “Me quedé alucinada. ¡Pero cómo no se sabe nada de esta mujer en España!”.

Vega rinde honores a la figura de la Madre Antonia, en especial por su perseverancia: “tuvo la oportunidad de pegarle un vuelco a su vida totalmente distinto y, sin embargo, realmente tenía esta vocación de ayuda a los demás”, de ayuda a las mujeres prostituidas. “Y dedicó toda su vida a eso, que a mí me parece admirable”, incide. 

Vega también confía en que la película sirva para concienciar sobre el drama de “convertir a la mujer en objeto” y se muestra partidaria de abolir la prostitución. 

Por su parte, la joven Paula Iglesias admira “cómo esta mujer es capaz de superar esos prejuicios” hacia las prostitutas y celebra que las monjas se hayan lanzado a producir la película: “¡Monjas productoras, cómo mola!”, expresa con simpatía. 

“Hay que dar voz a todo tipo de historias y me parece maravilloso que lo cuenten ellas a su manera”, concluye. 

Otra de las debutantes en la película es Toyemi, una joven artista de origen nigeriano que nació en España un mes después de que su madre llegara en una patera a las costas andaluzas embarazada de ocho meses. 

A sus 20 años y por su historia familiar, la exfinalista del programa de talentos musicales “La Voz”, es muy consciente de la importancia de la ayuda que brindan algunas organizaciones a las personas necesitadas, muy en especial las de raíces cristianas. 

“Siento que todas estas organizaciones son como extensiones de las manos de Dios, como un río que fertiliza la tierra y que ayuda a la gente”, explica a ACI Prensa sin desprenderse de su sonrisa. 

Preguntada por la labor de las oblatas, expone con frescura: “Qué guay que haya gente así; qué guay que las mujeres no están solas; y qué guay que alguien tenga ese llamado en su corazón a ayudar a los más desfavorecidos”.

A %d blogueros les gusta esto: