13/08/2022

Nigeria: dos sacerdotes asesinados en incidentes separados

El mensaje de advertencia provino de las autoridades católicas. El secretario general del Secretariado Católico de Abuja, el Padre Zaccaria Samjumi, el director de asuntos pastorales, el Padre Michael Banjo, y el director de la sección Iglesia y Sociedad, el Padre Uchechukwu Obodoechina, declararon en un comunicado que «el Estado nigeriano parece estar al borde del colapso».

El comunicado recordó la existencia generalizada de «conflictos de diversa magnitud y trascendencia: ataques de francotiradores en el sureste, la insurgencia en el noreste con su estela de asesinatos de civiles inocentes». La masacre de la iglesia de San Francisco en Owo, estado de Ondo, el día de Pentecostés, «ha dado una nueva dimensión a la masacre que tiene lugar en nuestro país», señala el texto.

A las masacres se suman los secuestros con fines de extorsión, la inestabilidad en Nigeria Central, la «escasez de alimentos y el aumento de la inflación», y los paros universitarios que dejan a los jóvenes «sin rumbo ni propósito». «¿Es de extrañar que haya tantos casos de delincuencia, violencia y actividades malsanas entre los jóvenes?», preguntan los firmantes.

Una trágica confirmación

Como para ilustrar dramáticamente todo lo anterior, dos sacerdotes fueron asesinados en dos días en Nigeria, uno en el estado de Kaduna y el otro en el estado de Edo.

El Padre Vitus Borogo, sacerdote de la arquidiócesis de Kaduna, en el centro del país, fue asesinado el 25 de junio «en Prison Farm, Kujama, a lo largo de la carretera Kaduna-Kachia, después de una redada en la granja por parte de terroristas», declaró el canciller de la arquidiócesis de Kaduna en un comunicado compartido con ACI África.

El sacerdote de 50 años era capellán católico en el Politécnico Estatal de Kaduna.

En el estado de Edo, al sureste del país, el Padre Christopher Odia fue secuestrado de su casa parroquial contigua a la iglesia de San Miguel, Ikabigbo, Uzairue, alrededor de las 6:30 a. m. del 26 de junio. Fue asesinado por sus captores, anunció la diócesis de Auchi.

El Padre Odia tenía 41 años, era administrador de la iglesia de San Miguel y director de la escuela secundaria católica de San Felipe en Jattu.

The Sun, un diario nigeriano, informó que un monaguillo y un guardia de seguridad local que siguieron a los secuestradores fueron asesinados a tiros durante el secuestro del Padre Odia.

Más cristianos son asesinados por su fe en Nigeria que en cualquier otro país del mundo

Hubo al menos 4,650 víctimas católicas en 2021, y casi 900 solo en el primer trimestre de 2022.

Según la fundación británica de derechos humanos Christian Solidarity Worldwide, el estado de Kaduna se ha convertido en «el epicentro de los secuestros y la violencia perpetrados por actores no estatales, a pesar de ser el estado con más tropas de Nigeria».

A medida que aumenta la preocupación por la situación general en Nigeria, con algunos observadores calificando la situación como «al borde del colapso», lamentablemente dos noticias trágicas respaldan este análisis.

A %d blogueros les gusta esto: