19/08/2022

¿Por qué las reliquias del beato salesiano Artémides Zatti ya no reposan en un ataúd?

Viedma, 02 Ago. 22 (ACI Prensa).-
Los restos del beato Artémides Zatti, cuya canonización ya fue aprobada por el Papa Francisco, fueron sacados de su ataúd y reubicados en una nueva urna, en el templo de la Parroquia Don Bosco en la Diócesis de Viedma (Argentina), donde se encuentra su tumba.

Según se puede ver en el video difundido por los Salesianos de la Inspectoría “Don Bosco Sur”, el evento se realizó el pasado 26 de julio a los pies del altar mayor del templo y con la participación de un pequeño grupo de sacerdotes, religiosas y laicos.

La ceremonia consistió en destapar el ataúd de Artémides Zatti, que fue lacrado cuando se realizó el reconocimiento de sus restos para la beatificación, y pasar las reliquias a una urna pequeña. 

En el video también se aprecia el cráneo de Zatti, y el manto en el que estuvo envuelto. Según la agencia AICA, algunas reliquias fueron separadas para mandarlas al postulador salesiano de la Causa de los Santos en Roma, P. Pier Luigi Cameroni.

De acuerdo a la agencia ANS, entre los asistentes se encontraban el Obispo de Viedma, Mons. Esteban Laxague, quien presidió la ceremonia. Junto a él participaron el P. Darío Perera, Inspector de Argentina Sur, el P. Pedro Narambuena, vicepostulador de la causa de canonización, y personas que conocieron en vida a Don Zatti, así como muchos devotos.

“Fue una celebración que nos invitó a renovar nuestra respuesta a Dios, viviendo nuestra vida bautismal en la alegría y el servicio generoso a Jesús en los hermanos más pobres y necesitados”, señaló el vicepostulador, P. Narambuena.

Asimismo, ante la frase “A Jesús hay que darle lo mejor”, que solía repetir el beato, el vicepostulador destacó que “con esta hermosa expresión de nuestro querido Zatti, seguimos expresando nuestra gratitud a Dios, por el gran don de la Santidad de Don Zatti, llamado por la comunidad ‘El pariente de todos los pobres’”.

El salesiano coadjutor Artémides Zatti

Don Bosco quiso que sus salesianos sirvieran a los jóvenes como sacerdotes y como coadjutores, quienes son laicos religiosos con votos de obediencia, pobreza y castidad que viven en comunidad con sus hermanos presbíteros y reciben una constante formación específica para su misión en el sector laboral.

Uno de los coadjutores que más ha avanzado en el camino de la santidad es Artémides Zatti, quien fue un joven migrante italiano que llegó a Argentina en 1897. Allí asistió a una parroquia salesiana en Bahía Blanca, donde se entusiasmó por el carisma de Don Bosco e ingresó a vivir en comunidad.

Enfermó de tuberculosis y prometió a María Auxiliadora que al curarse se dedicaría a ayudar a los enfermos. Se curó y de esta manera se entrega por completo a esta misión como salesiano coadjutor, llegando a ser director del hospital administrado por los salesianos en Viedma, ciudad al centro de Argentina.

El pasado 9 de abril de 2022 el Papa Francisco reconoció un milagro atribuido a la intercesión de este beato y se está a la espera de que se defina la fecha de su canonización.

A %d blogueros les gusta esto: