19/08/2022

Ucrania: el patriarcado ortodoxo de Moscú en el aislamiento

La ruptura con el Patriarcado de Moscú

Según la ley ucraniana, los miembros de una parroquia pueden decidir por una mayoría de dos tercios sobre el traslado de la comunidad a otra confesión. Varias parroquias ucranianas que habían sido fieles a Moscú hasta ahora, principalmente en el oeste del país, han decidido abandonar la Iglesia ortodoxa ucraniana, cuyo primado es el patriarca de Moscú.

Alrededor del 60% de los 41 millones de ucranianos afirman ser cristianos ortodoxos. Pertenecen a dos Iglesias diferentes: la Iglesia ortodoxa ucraniana del Patriarcado de Moscú o la Iglesia ortodoxa ucraniana independiente (autocéfala), fundada a finales de 2018. La Iglesia fiel a Moscú tiene muchas más parroquias en Ucrania que cualquier otra denominación.

Las disensiones entre Kiev y Moscú han empeorado a lo largo de las semanas. La Asamblea Clérico-Laica de la Iglesia ortodoxa ucraniana, convocada por el metropolitano Onofrio de Kiev, declaró, el 27 de mayo de 2022, su total independencia del Patriarcado de Moscú.

La Asamblea aprobó las enmiendas al estatuto de la administración de la Iglesia ortodoxa ucraniana, de «plena independencia y autonomía con respecto a la Iglesia ortodoxa ucraniana». La declaración final de la Asamblea «condena la guerra como una violación del mandamiento de Dios: ‘¡No matarás!’ (Ex 20,13) y se solidariza con todos los que han sufrido en la guerra».

Afirma su «desacuerdo con la posición del patriarca Cirilo de Moscú y de todas las Rusias sobre la guerra en Ucrania. Este último no solo no condenó la agresión militar de Rusia, sino que tampoco supo encontrar las palabras para expresar el sufrimiento del pueblo ucraniano», declaró el portavoz de la Iglesia ucraniana.

La ruptura con Moscú no significa, sin embargo, unirse a la reciente Iglesia ortodoxa ucraniana independiente, reconocida en 2019 por el Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, considerada cismática por Moscú. La Asamblea, sin embargo, abre la puerta al diálogo, pero pone sus condiciones.

Expresa «un profundo pesar por la falta de unidad en la ortodoxia ucraniana. Es deplorable que las recientes acciones del patriarca de Constantinopla en Ucrania, que dieron como resultado la formación de la ‘Iglesia ortodoxa de Ucrania’, solo hayan aumentado los malentendidos y provocado enfrentamientos físicos. Sin embargo, la Asamblea no pierde la esperanza de reanudar el diálogo incluso en tales circunstancias».

Para ello, la «Iglesia ortodoxa de Ucrania» debe: suspender la confiscación de iglesias y las transferencias forzadas de parroquias de la Iglesia ortodoxa ucraniana; reconocer el hecho de que su estatus canónico es ‘no autocéfalo’; verificar la sucesión apostólica de los obispos de la llamada Iglesia autocéfala.

El repentino cambio del metropolitano Hilarión

El metropolitano Hilarión de Volokolamsk ha sido nombrado jefe de la diócesis de Budapest y Hungría, según anunció Vatican News el 7 de junio de 2022. Quedó relevado de sus obligaciones como presidente del Departamento de Relaciones Eclesiásticas Externas del Patriarcado de Moscú, como miembro permanente del Santo Sínodo y rector del Instituto de Estudios Superiores de los Santos Cirilo y Metodio, señaló el Patriarcado de Moscú.

El traslado del metropolitano de Volokolamsk se decidió en la reunión del Santo Sínodo de la Iglesia ortodoxa rusa ese mismo 7 de junio. El metropolitano Hilarión fue reemplazado por el metropolitano Antonio de Quersoneso, que sigue siendo responsable del Exarcado de Europa Occidental y director de la administración de las instituciones del Patriarcado de Moscú en el extranjero.

Es así que el patriarca Cirilo nombró a su exsecretario, el metropolitano Antoine, que fue metropolitano de París durante los últimos años, informó Vatican News.

De 55 años, hombre clave del Patriarcado de Moscú, el metropolitano Hilarión acababa de realizar un viaje a Hungría del 1 al 5 de junio de 2022 donde se reunió con el arzobispo de Budapest y primado de Hungría, el cardenal Peter Erdő.

Comprometido con el diálogo ecuménico, realizó numerosas visitas al Vaticano, habiendo participado en particular en 2014 y 2015 como delegado en los Sínodos sobre la Familia. Hilarión fue uno de los ejes de las relaciones entre el Papa Francisco y el Patriarca Cirilo, señaló la agencia Zenit el 8 de junio de 2022.

Estuvo presente en el encuentro de los dos hombres en Cuba con el cardenal Kurt Koch el 12 de febrero de 2016. Y durante la conferencia de prensa en el avión que regresaba de Atenas a Roma el 6 de diciembre de 2021, el Papa expresó su deseo de volver a reunirse con Cirilo: «Creo que la próxima semana Hilarión vendrá a verme para concertar un posible encuentro». Este cambio tan abrupto parece ser una sanción.

¿Un patriarcado dividido?

La agencia de noticias católica italiana SIR publicó una entrevista con Gianni Stefano Caprio, profesor de historia y cultura rusa en el Pontificio Instituto Oriental. Según sus declaraciones, el patriarca de Moscú suele tratar a sus colaboradores más cercanos de esta manera: a veces sin previo aviso, según su estado de ánimo, los transfiere, los envía a otros lugares para realizar otras tareas.

En el caso de Hilarión -por lo que entendemos, señala el profesor italiano- el hecho de que el metropolitano fuera demasiado independiente, tomara demasiadas iniciativas por su cuenta, en particular tratando de abrir vías de diálogo y de relaciones diplomáticas, no fue bien visto en un momento en que el patriarca Cirilo estaba adoptando una posición más rígida e intransigente sobre la guerra.

«Hace tiempo que se rumoreaba en los círculos patriarcales que Hilarión seguía su propio camino. En los últimos tres meses, nunca pronunció un discurso de apoyo a la guerra, como lo hizo el patriarca de Moscú», explicó Gianni Stefano Caprio.

«Obviamente tenía diferentes posiciones. Creo haber entendido que esta visita a Hungría donde se reunió con el cardenal Erdő no había sido acordada, o al menos no bien acordada, entre Hilarión y el patriarca. Por lo tanto, podemos suponer que fue la última gota que colmó el vaso», concluyó.

El patriarca Cirilo ya ha despedido tanto a conservadores como a progresistas, intransigentes y liberales, prosigue el profesor italiano. Por ejemplo, mandó llamar desde París al muy joven metropolitano Antoine, de 36 años, y que había sido su secretario personal… después de haberlo enviado a París, tres años antes, para sustituir al anterior metropolitano por ser demasiado débil en las relaciones con Constantinopla.

El profesor Caprio precisó que el patriarca se encuentra en una situación muy crítica dentro del Patriarcado de Moscú, entre los liberales y los conservadores radicales. «También es posible», añade, «que el Kremlin ejerciera presión para marginar a Hilarión, que pretendía tener demasiado contacto con los ‘Occidentales'».

«Es cierto que como la ortodoxia no tiene un centro, cualquier obispo de cualquier patriarcado puede discrepar y cambiar de tutela. Esto crea divisiones en la ortodoxia en general, entre rusos y ucranianos, e incluso dentro del Patriarcado de Moscú», confirmó el profesor Caprio.

El diálogo ecuménico promovido por Vaticano II parece ignorar que no hay diálogo posible con la ortodoxia, sino solo con ortodoxias rivales, compitiendo porque son autocéfalas.

Desde el inicio de la invasión rusa a Ucrania el 24 de febrero de 2022, las autoridades ortodoxas ucranianas del Patriarcado de Moscú expresaron su oposición al conflicto y se distanciaron del patriarca Cirilo. En efecto, este último no ocultó su apoyo a las políticas del gobierno de Putin, y justificó la intervención militar como una «lucha metafísica» del bien contra el mal en Occidente.

A %d blogueros les gusta esto: