14/04/2024

El salario justo, parte de la «virtud social por excelencia», según el Papa: 7 rasgos de la justicia

En la mañana de este miércoles 3 de abril, el Papa Francisco ha proseguido ante los asistentes a la audiencia en la Plaza de San Pedro su ciclo de catequesis sobre las virtudes durante la audiencia general.

En esta ocasión era el turno de la justicia, a la que se refirió como la «virtud social por excelencia» y que el Catecismo define como la virtud moral que implica «la  constante y firme voluntad de dar a Dios y al prójimo lo que les es debido».

Su finalidad, dijo, es que  «cada uno sea tratado según su dignidad», lo que a lo largo de la historia ha ido aparejado de otras virtudes que según los maestros «contribuyen a la buena convivencia entre las personas, como la benevolencia, el respeto, la  gratitud, la afabilidad, la honestidad».

Lejos de la idea extendida de que la justicia solo atañe a los tribunales, el Papa reiteró que también actúa «en lo pequeño», y que por ello también se determina por «la ética que caracteriza nuestra vida cotidiana. Establece  relaciones sinceras con los demás: cumple el precepto del Evangelio según el cual el hablar cristiano debe  ser: `Sí, sí´, `No, no´», afirmó.

Es por ello que «las medias  verdades, los discursos sutiles que buscan engañar o las reticencias que ocultan las verdaderas  intenciones» se encuentran al margen de esta virtud.

Siete rasgos del hombre justo

Durante su breve alocución, Francisco resumió la aplicación práctica de esta virtud en 7 rasgos del «hombre justo»:

1º El hombre justo es recto, sencillo y directo, no usa  máscaras, se presenta tal como es, dice la verdad.

2º A menudo, la palabra “gracias” está en sus labios: sabe  que, por muy generosos que nos esforcemos ser, quedamos deudores de nuestro prójimo. Si amamos es  también porque hemos sido amados primero. 

3º La persona justa no sólo se  preocupa por su bienestar individual, sino por el bien de toda la sociedad. La virtud de la justicia deja evidente y pone la exigencia en el corazón que no puede haber verdadero bien para mí si no hay también el bien de todos. Es capaz de sacrificar un bien personal para  ponerlo a disposición de la comunidad.

4º El hombre justo vigila su propio comportamiento para que no perjudique a los demás: si  comete un error, pide disculpas.

5º Rehúye comportamientos nocivos como la calumnia, el falso testimonio, el  fraude, la usura, la burla, la deshonestidad.

6º Cumple su palabra, devuelve lo que ha pedido prestado,  reconoce un salario justo a los trabajadores. Un hombre que no reconoce un justo salario para los trabajadores no es justo, es injusto. 

7º Son hombres que atraen gracia y bendiciones tanto sobre sí mismos como  sobre el mundo en el que viven.

PUBLICADO ANTES EN «RELIGIÓN EN LIBERTAD»