23/01/2022

LIMPIAR SU SANTO ROSTRO. Las Promesas a los Devotos de la Santa Faz

 

               Nuestro Señor me ha manifestado que dos personas le habían prestado un especial servicio durante Su Pasión. La primera es la piadosa Verónica que glorificó Su Santa Humanidad limpiando Su adorable Rostro en el camino al Calvario. La segunda es el Buen Ladrón en la Cruz que, desde allí como desde un púlpito, habló por la causa del Salvador, confesando y glorificando Su Divinidad mientras era blasfemado por su compañero y por los judíos. 


               Nuestro Señor me dijo que estas dos personas eran dos modelos para sus defensores en la Obra de la reparación de la blasfemia: la piadosa Verónica como modelo de las personas de su sexo, que no están designados para defender su causa en voz alta, sino para limpiar Su Santo Rostro reparando a través de la oración, la alabanza y las adoraciones, la blasfemia de los pecadores; pero que el Buen Ladrón era el modelo de Sus Ministros que debían defender Su Causa alta y públicamente en la Obra de Reparación.

               Entonces, este Divino Salvador me señaló las magníficas recompensas que había dado a estas dos personas, una al dejarle Su Retrato Divino, la otra al darle Su Reino Celestial, tan agradables habían sido los servicios que le habían prestado durante la Pasión. Entonces, Nuestro Señor me prometió que todos aquellos que defendieran Su Causa en esta Obra, por medio de palabras, por oraciones o por escrito, Él defendería su causa ante Su Padre y que Él les daría Su Reino; me pareció que Él me estaba diciendo que le prometiera con confianza a Sus Ministros que abogarían por su causa en esta Obra, y que Él prometió a Sus Esposas que se esforzasen por honrar y limpiar Su Santo Rostro reparando la blasfemia de los pecadores en esta Obra, que en la hora de la muerte limpiaría la cara de sus almas borrando las reliquias del pecado y que Él les devolvería su primera belleza.

               Entonces me pareció que Nuestro Señor me estaba diciendo:

               Anota estas Promesas, porque harán más impresión en los Espíritus que cualquier cosa que ya te he dicho en relación con esta Obra, debido al interés eterno que se dedica a ella, un interés que no condeno, ya que entregué Mi Vida para merecer a los pecadores este Reino de los Cielos.

               También me pareció que Nuestro Señor me estaba diciendo:

               Si quieres mantener estas cosas en secreto, sin querer hablar de ellas, estás cometiendo una injusticia.

               Nuestro Señor me habló de esta manera porque dudé en creer esta comunicación, porque siempre tengo miedo de estar equivocado.

              Eso, mi Reverenda Madre, es lo que sucedió en mi alma. Estas últimas luces que recibí me molestaron… experimento un dolor interior y un fuego que me devora; solo tengo que aniquilarme ante Dios, adorando Sus operaciones divinas en una nada cómoda. » (1)

               …Este Divino Salvador me hizo oír que la Obra de la Reparación de la Blasfemia nació de Él y de la Iglesia Su Esposa; que era necesario en su nacimiento, producir la autoridad divina de la que emana, para que pueda tener vida y ser bien recibido por los fieles, de lo contrario no tendría éxito. Nuestro Señor también me dijo que era necesario dar a conocer el deseo que tiene de ver esta obra establecida, para hacerles la naturaleza de la misma y sus preciosos beneficios. Y Él me dijo:

                Todos aquellos que abrazan esta obra y verdaderamente se dedican a ella no morirán de muerte eterna. Defenderé su causa ante mi Padre y les daré el reino de los cielos. Que estas promesas no te sorprendan, porque esta obra es la esencia de la caridad, y los que tienen caridad tienen vida. Además, les concederé gracias de preservación.

               Esto es dos veces que Nuestro Señor me ha hecho estas magníficas Promesas. ¡Que sean recibidos con acción de gracias por la mayor gloria de Dios y la salvación de los asociados de la Obra de La Reparación de la Blasfemia! ¡Que el Santo Nombre de Dios sea bendecido! ». (2)


Extracto de las Cartas de Sor María de San Pedro 

a su Superiora, fechadas en Marzo de 1846




NOTAS ACLARATORIAS

1   Carta del 12 de Marzo de 1846

2   Carta del 23 de Marzo de 1846




Read More

A %d blogueros les gusta esto: