SIN LA ORACIÓN, salvarse es dificilísimo y ordinariamente imposible

«SIN LA ORACIÓN, salvarse es dificilísimo y ordinariamente imposible, aunque haya Papa, Sacramentos y mil incentivos espléndidos. CON LA ORACIÓN, salvarse es posible, aun no habiendo Papa ni Sacramentos ni incentivos visibles».
(Patricio Shaw, en «Sedevacancia»).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: