15/04/2024

VENGO POR TODOS MIS HIJOS, última Aparición de la Virgen en Garabandal

Hemeroteca Laus DEo13/11/2021 @ 03:49

 


«El Sábado ve a Los Pinos y allí me verás 
y me traes muchos objetos religiosos y Yo 
todos los besaré, para que tú los repartas 
y Mi Hijo por mediación de ellos haga prodigios» 


               Relato de la última Aparición de Nuestra Santa Madre en Garabandal, el 13 de Noviembre de 1965, con la que fue favorecida Conchita González, que contaba entonces 16 años de edad y que había sido la principal vidente de la Virgen en las Manifestaciones que se desarrollaron en la pequeña aldea de la Provincia de Santander, desde Junio de 1961 hasta Noviembre de 1965.

               «El Sábado, día 13 de Noviembre, tenía anunciado por la Virgen, en una locución que recibí en la Iglesia, que la vería en Los Pinos: especial Aparición para besar objetos religiosos y repartirlos después, ya que tienen gran importancia. Yo estaba con grandes deseos de que llegase ese día, para volver a ver a quien ha sembrado en mí la felicidad de Dios: a la Virgen con el Niño Jesús en Sus brazos. Estaba lloviendo, pero a mí no me importó. Subí a Los Pinos y llevaba conmigo muchos Rosarios que hacía poco me los habían regalado para repartirlos, y yo, como me había dicho la Virgen en la locución, los llevé para que los besara. 

               Subiendo sola a Los Pinos iba diciéndome, como muy arrepentida de mis defectos, que yo no caería más en ellos, porque me daba apuro presentarme delante de la Madre de Dios sin quitarlos. Cuando llegué a Los Pinos empecé a sacar los Rosarios que llevaba y estándolos sacando, oí una voz muy dulce, la de la Virgen, que se distingue entre todas, y me llamaba por mi nombre. Yo le he contestado: «¿qué . . .?» Y en ese momento la he visto, con el Niño Jesús en brazos. Venía vestida como siempre y muy sonriente. Yo le he dicho: —»Ya he venido a traerte los Rosarios para que los beses». Y Ella me ha dicho: —»Ya lo veo«.

               Después me ha dicho: —»¿Te acuerdas de lo que te dije el día de tu Santo, de que sufrirías mucho en la Tierra?… Pues te lo vuelvo a decir. Ten confianza en Nosotros y lo ofrecerás con gusto a Nuestros Corazones, por el bien de tus hermanos, porque así estarás más unida a Nosotros«. 

               Yo le he dicho: —»Qué indigna soy, oh Madre nuestra, de tantas Gracias recibidas por Vos y todavía venir hoy a mí para sobrellevar la pequeña cruz que ahora tengo». Ella me ha dicho: —»Conchita, no sólo vengo por ti, sino que VENGO POR TODOS MIS HIJOS, CON EL DESEO DE ACERCARLOS A NUESTROS CORAZONES«. Y me ha pedido: —»Dame, para que pueda besar todo lo que traes«. Y se lo he dado todo. 


               Llevaba conmigo una Cruz y la ha besado y después me ha dicho: —»Pásala por las manos del Niño Jesús«. Y yo lo he hecho y Él no ha dicho nada. Yo le he dicho: —»Esta Cruz la llevaré conmigo al convento», pero no me ha dicho nada. 

               Después de besarlos me ha dicho: —»MI HIJO POR MEDIO DE ESTE BESO QUE YO HE DADO AQUI, HARA PRODIGIOS. Repártelos a los demás«… —»Claro, yo así lo haré». Después de esto me ha pedido le diga las peticiones para los demás, que me habían encomendado.

                —»Será la última vez que me veas aquí, pero estaré siempre contigo y con todos Mis hijos«. Después añadió: —»Conchita, ¿POR QUÉ NO VAS A MENUDO A VISITAR A MI HIJO AL SANTÍSIMO? ¿Por qué te dejas llevar por la pereza, no yendo a visitarle cuando OS ESTÁ ESPERANDO DE DÍA Y DE NOCHE?» 

                Como ya he escrito estaba lloviendo mucho y la Virgen y el Niño Jesús no se mojaban nada. Yo, cuando los estaba viendo no me daba cuenta de que llovía, pero cuando dejé de verlos estaba mojada. Yo le he dicho: —»¡Ay qué feliz soy cuando os veo! ¿Por qué no me llevas contigo ahora?» Y me ha contestado: —»Acuérdate de lo que te dije el día de tu Santo… al presentarte delante de Dios tienes que mostrarle tus manos llenas de obras hechas por ti en favor de tus hermanos y para Gloria de Dios«. Se ha pasado ese feliz rato que he pasado con mi Mamá del Cielo y mi mejor Amiga.


Tomado del «Diario de Conchita»



Read More