23/02/2024

3 soluciones -y un recurso- de validez universal para revertir la descristianización de los jóvenes

Bajo el título «Plantilla para pastores sobre la evangelización de los jóvenes de hoy en Canadá«, la Conferencia Episcopal de Canadá ha publicado una guía que aspira a ser un recurso dirigido a sacerdotes, agentes pastorales y en general para quienes trabajan con jóvenes para su evangelización.

La plantilla, dirigida al primer anuncio del Evangelio, ofrece recursos en torno al cómo y el qué es la evangelización, con una estructura diseñada tras consultar multitud de organizaciones católicas de Canadá dedicadas a la evangelización juvenil.

La temática que incide en el contenido propio de la evangelización se detiene en el reconocimiento del amor de Dios, la proclamación de la muerte y resurrección de Cristo por nuestra salvación, la invitación a una relación personal y por último un llamado al arrepentimiento y la conversión.

Ahora bien, ¿cómo hacer llegar estos conceptos a la juventud canadiense de hoy? Especialmente en un contexto no muy favorable para la religiosidad juvenil como es el canadiense.

Ya en 2018, el Pew Research Center situó a Canadá como uno de los principales países en que los jóvenes y adultos de entre 18 y 39 años son menos propensos a considerar la religión como algo importante frente a quienes tienen 40 o más.

Una conclusión que el coordinador de pastoral juvenil de la Arquidiócesis de Vancouver, Erwin Fung, considera «alarmante», estrechamente ligada al incremento de jóvenes que no se identifican con ninguna religión. Esto hace que «llevar a cabo programas católicos para jóvenes sea particularmente desafiante», explicó.

Entre otros datos, en 2017 el Angus Reid Institute observó que el 60% de los canadienses considera que la práctica religiosa de sus nietos será más débil que la suya propia.

El incremento de los jóvenes que abandonan la fe -en torno al 80% en Canadá- es solo uno de los retos que afronta la evangelización juvenil en el país, uniéndose al aumento de problemas de salud mental y aislamiento social vinculado al protagonismo creciente de las redes sociales, según los catequistas. La «epidemia» de drogadicción generada por la nueva «droga zombie» en los últimos años y su incidencia  en los jóvenes agrava la dificultad para llegar a ellos. 

«Los jóvenes de hoy no quieren pruebas de que Dios existe, sino saber por qué deberían preocuparse por Dios«, considera la catequista juvenil canadiense Alicia Chichak.

Cada vez menos jóvenes tienen fe en Canadá: los obispos, inquietos, emiten una guía para reevangelizarlos (Foto: NET Ministry Canadá).

¿Cómo hacerlo? Es la pregunta principal que se plantean los obispos canadienses con esta guía para la evangelización, para la que ofrecen tres respuestas de validez universal:

1º Ningún método de evangelización puede sustituir al Espíritu Santo

La guía se refiere al Espíritu Santo como «el principal agente evangelizador», cuya acción es especialmente relevante. En primer lugar, porque «da el valor para proclamar con valentía la novedad del Evangelio en todo tiempo y lugar», incluso ante la oposición, poniendo en el evangelizador «palabras que él no puede encontrar solo». También porque «abre el corazón de las personas para que puedan creer en Cristo y [confesar su fe]». Y en tercer lugar, porque «es el principal agente de conversión y santificación en la vida de todo aquel que acepta el Evangelio. La vida a la que todos los cristianos están llamados solo pueden realizarse por acción del Espíritu Santo» y «ningún método de evangelización puede sustituirle«.

2º De persona a persona: la importancia de fomentar la comunidad

Aunque no rechaza la evangelización digital, la guía concede una clara importancia a la «construcción de relaciones interpersonales y el fomento de la comunidad» a la hora de evangelizar a los jóvenes.

Entre algunas propuestas concretas, se destacan las reuniones de pequeños grupos durante un periodo de tiempo determinado, a menudo con un tema específico que se discute en cada sesión.

También los retiros de fin de semana se ven como claras ocasiones para una exposición del Evangelio, así como se menciona «el valor de la música como una poderosa forma de reforzar el mensaje y provocar una respuesta personal». Las misas especiales dedicadas a jóvenes con homilías evangelizadoras, la adoración eucarística son otros aspectos que se enmarcan en esta importancia de «fomentar la comunidad» en la  evangelización juvenil.

3º Tenemos buenas noticias que compartir, y nuestra conducta debe reflejarlas

«Como cristianos tenemos la inmensa alegría de saber que hemos sido redimidos por Cristo. Esta alegría surge al recordar lo que Dios ha hecho por nosotros en nuestra vida, porque `la alegría de evangelizar surge siempre del recuerdo agradecido´. Tenemos realmente buenas noticias que compartir, y nuestra conducta debe reflejarlas. Reflexionemos cada vez más sobre la gracia de Dios hacia nosotros, pidiéndole una alegría y una audacia cada vez mayores al proclamar la Buena Nueva«, concluye la guía.

PUBLICADO ANTES EN «RELIGIÓN EN LIBERTAD»