17/04/2024

Ángelus de la Inmaculada: hay que saber «asombrarse ante los dones de Dios, no darlos por supuestos»

El Papa Francisco rezó el Ángelus este viernes 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, desde la ventana del Palacio Apostólico del Vaticano. Esta tarde está previsto que el Santo Padre rinda el tradicional homenaje a la Virgen en la Plaza de España de Roma.

«Hoy, solemnidad de la Inmaculada Concepción, el Evangelio nos presenta la escena de la Anunciación (cfr. Lc 1,26-38). En ella se muestran dos actitudes de María que nos ayudan a comprender cómo custodió el don único que recibió: un corazón totalmente libre del pecado. ¿Cuáles son estas dos actitudes? Son el asombro ante las obras de Dios y la fidelidad en las cosas simples«, comenzó diciendo el Papa.

Un corazón puro y sencillo

Sobre el asombro, el Papa comenta: «Queda sorprendida, desconcertada, turbada: se asombra cuando oye que el ángel la llama ‘llena de gracia’, es decir, llena del amor de Dios. Esta es una actitud importante: saber asombrarse ante los dones del Señor, no darlos nunca por supuestos, apreciar su valor, alegrarse de la confianza y la ternura que traen consigo. Y también es importante testimoniar este asombro delante de los demás».

«Vamos con la segunda actitud: la fidelidad en las cosas simples. El Evangelio, antes de la Anunciación, no dice nada sobre María. Nos la presenta como una muchacha sencilla, aparentemente igual a muchas otras que vivían en su pueblo, Nazaret, que no aparece citado nunca antes en la Biblia. Una joven que, precisamente gracias a su sencillez, ha conservado puro el Corazón Inmaculado con el que, por gracia de Dios, fue concebida», añadió.

En este sentido, el Papa resalta la humildad de María. «Para acoger los grandes dones de Dios es fundamental atesorar los más cotidianos y menos llamativos. María cultivó el inmenso don de su Inmaculada Concepción a través de la sencillez con la que acogió las oportunidades cotidianas de crecimiento comunes en su tiempo: la Palabra de Dios, que escuchaba en la sinagoga y conocía bien, como se desprende de las pocas frases que pronuncia en los Evangelios; la fe, en la que la habían educado sus padres; la generosidad y prontitud con que se comportaba», comentó Francisco.

Puedes ver aquí de forma íntegra el Ángelus del Papa.

Francisco concluyó sus palabras formulando algunas preguntas. «Entonces, preguntémonos: ¿creo que lo importante, tanto en las situaciones cotidianas como en el camino espiritual, es la fidelidad a Dios? Y, si lo creo, ¿encuentro tiempo para leer el Evangelio, para rezar, para participar en la Eucaristía y recibir el Perdón sacramental, para hacer algún gesto concreto de servicio gratuito? Son esas pequeñas opciones decisivas para acoger la presencia del Señor», concluyó el Santo Padre.

PUBLICADO ANTES EN «RELIGIÓN EN LIBERTAD»