18/05/2024

De las prisiones del Chad y una diócesis con 6 parroquias, ¡a arzobispo de Florencia!

El Papa sigue dejando caer nombramientos más que sorprendentes. Hacer cardenal a un obispo misionero en Mongolia, o arzobispo de Madrid y sus 3 millones de fieles a un obispo auxiliar «joven» que nunca ha dirigido una diócesis, es bastante sorprendente, pero al menos conocían bien su diócesis.

Pero este jueves Francisco ha lanzado un nombramiento aún más «extremo». Francisco ha puesto al frente de la archidiócesis de Florencia (800.000 fieles, 300 parroquias, un ingente patrimonio artístico) a Gherardo Gambelli, sacerdote que apenas llevaba 7 meses al frente de una parroquia florentina, y que un año antes era el vicario general (es decir, el número dos de una diócesis, ayudante principal del obispo) en África, en el Chad, en el vicariato de Mongo, un territorio remoto y enorme, con una docena de sacerdotes, 10.000 católicos y apenas 6 parroquias.

Gherardo Gambelli tiene 54 años y fue ordenado sacerdote diocesano de Florencia en 1996. Se licenció en Teología Bíblica en la Universidad Gregoriana de Roma en el 2000, se doctoró en 2007, fue párroco en Italia de 2007 a 2011.

A las cárceles del Chad, y una diócesis del tamaño de España

Después, de 2011 a 2022, fue misionero en Chad, uno de los países más pobres de África y del mundo. Primero fue párroco de Santa Josefina Bakhita en Yamena, la capital, además de profesor en el seminario, responsable de pastoral vocacional y capellán de la cárcel de Yamena de 2011 a 2017, lugar que sin duda tiene que marcar a quien trabaje allí.

Después pasó al vicariato de Mongo, del tamaño de toda España, la mitad oriental de Chad, la zona más musulmana, con tan solo media docena de parroquias. La web de la iglesia de Mongo habla de una iglesia con muchas fronteras:

– frontera entre el desierto y las llanuras de hierba;
– frontera entre poblaciones nómadas y sedentarias;
– fronteras entre grupos étnicos árabes y negros africanos;
– fronteras entre Islam, Animismo y Cristianismo;
– fronteras entre cristianos nativos de la zona y cristianos llegados de otras zonas (soldados y funcionarios).
– frontera con Libia, República Centroafricana, y Sudán (Darfur), con sus refugiados y desplazados.

Allí fue responsable de pastoral juvenil, capellán para las cárceles (de 2018 a 2022) y de 2019 a 2022, vicario general.

De vuelta a Italia, Gherardo Gambelli siguió visitando cárceles (como capellán de la de Sollicciano) y ha sido durante unos meses párroco en la Madonna della Tosse, sustituyendo a Giacomo Stinghi, un sacerdote símbolo de la lucha contra drogadicción en Florencia.

Este es el hombre que el 24 de junio, día de San Juan, será ordenado obispo. Sustituye al arzobispo Giuseppe Betori, que gobernó la diócesis durante 16 años y presentó la renuncia por razones de edad.

Lea también: En la hermosa Florencia, Francisco come en platos de plástico en un comedor de Cáritas con pobres.

En el vídeo, la ceremonia de presentación del nombramiento y primeras palabras del nuevo arzobispo de Florencia:

 

PUBLICADO ANTES EN «RELIGIÓN EN LIBERTAD»