02/03/2024

¿Desesperado porque Dios no te habla?: primero hay que conocer las 8 formas que tiene de comunicarse

Dios habló con Adán en el jardín del Edén. Le dijo a Noé que construyera un arca. Le habló a Moisés en una zarza ardiente. Le prometió a Abraham un hijo. Pablo escuchó su voz camino de Damasco. Y, ¿nos ha «hablado» a nosotros? Si es así, ¿cómo? ¿cuándo? ¿dónde?

A menudo, cuando la gente se hace esta pregunta, se refiere a una voz audible. Y, es cierto, Dios podría hablar de esa forma si lo quisiera. Es Dios. Pero, la gran pregunta no es esa, sino es saber cómo obra Dios en nosotros.

Dios nos trata a cada uno como hijos únicos. Ninguno somos prefabricados. Por eso, Dios no nos «habla» de la misma manera a todos. La web Crosswalk ofrece las ocho formas que Dios utiliza a menudo para comunicarse con nosotros.

1. A través de Su Palabra

El versículo de 2 Timoteo 3:16 dice que toda la Escritura es «inspirada por Dios». Su Palabra unas veces sirve de advertencia, de aliento o de «simple» lección para la vida. Es una «historia» de amor escrita por Dios para nuestro recorrido en esta tierra, «a fin de que el hombre esté preparado para toda buena obra».

Eso significa que Dios muchas veces susurra, y a veces grita, a través de Su Palabra, dándonos instrucciones y consejos para la vida. Una clave es interpretar las Escrituras a partir de otras Escrituras, y así evitaremos las malas interpretaciones que se cuelan en nuestro mundo.

Si alguien dice: «¡Dios me dijo que fuera a matar a mi prójimo!» ¿Le creerías? ¡Por supuesto que no! Dios nunca viola Su propia Palabra. Está claro que esa «voz» no pertenece a Dios. En cambio, «necesitaba ayuda para criar a mis hijos y Dios me habló en Su Palabra». ¿Dificultades matrimoniales ? Dios me habló de eso también. ¿Momentos de miedo? «Escuché» las palabras a sus discípulos mientras temían durante una noche de tormenta.

2. A través de Su Hijo, Jesucristo

El Nuevo Testamento es el cumplimiento del plan especial de Dios. «En el pasado Dios habló muchas veces y de diversas maneras a nuestros padres por medio de los profetas, pero en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo, a quien nombró heredero de todo, y por quien hizo el universo» (Hebreos 1:1-2).

A través de las palabras de Jesús en las Escrituras podemos «escuchar» el corazón y la voz de Dios y saber cómo es Dios realmente. Estas palabras no fueron escritas para unos pocos individuos con poderes especiales («Porque tanto amó Dios al mundo…»).

Alguien en África, Alemania, China o Alabama puede «escuchar» la voz de Jesús leyendo la misma Biblia. Jesús dice en Juan 10:27: «Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen«. ¿Por qué? Porque las ovejas saben quién es Él. Le pertenecen y lo reconocen por el sonido de su voz. Y Él siempre los guiará amorosamente por el camino correcto.

3. A través de la naturaleza y la creación  

«Porque desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que no tienen excusa» (Romanos 1:20).

A través de los detalles y la belleza de todo lo que Dios ha hecho podemos «escuchar» Su voz. ¿Cómo? Al observar la fuerza de la hormiga para almacenar comida durante el verano, aprendemos sobre la sabiduría y el trabajo. Al estudiar los cielos, entendemos más acerca de la grandeza de Dios. Y al hacer crecer un jardín, «escuchamos» acerca del milagro de la vida. Dios diseñó y habló para que todos existieran.

4. A través de otros creyentes

Dios también puede usar un amigo, un maestro, un padre o un predicador para transmitirnos su mensaje. Sus palabras pueden ser una advertencia, una bendición o una verdad profética sobre nuestras vidas. Depende de nosotros si elegimos escucharlas o ignorarlas. He «escuchado» a Dios hablarme numerosas veces a través de otras personas.  

Puede que todas estas cosas no te parezcan formas de «escuchar la voz de Dios», pero tampoco es bueno reducir a Dios a nuestra propia imagen insistiendo en que actúe de cierta manera. Dios es más grande que todo eso. Una vez habló a través de un asno, ¿por qué entonces no puede hablar a través de alguien en cualquier momento?

Si somos sus hijos, Dios nos ama incondicionalmente y no escatimará gastos en demostrarlo. ¿Nuestra parte? ¡Creer y escuchar Su voz «audible»!

5. A través de la música

Quizás una de las maneras en que puedo sentir más la presencia de Dios y «escuchar» mejor Su voz es cuando lo alabo a través de la música. Los elogios le llaman instantáneamente la atención, como la orden de un sargento a sus soldados. Las palabras y las notas aportan un reconfortante consuelo, emoción y pasión que abren mis oídos y mi corazón y me levantan el ánimo de inmediato.

En 2 Crónicas 20, el rey Josafat se enfrenta a un enorme ejército que podría haber destruido su pueblo, pero hizo algo extraño. Envió un coro de alabanza: «Josafat designó hombres para que cantaran a Dios y lo alabaran cuando salían al frente, diciendo: ‘Dad gracias a Dios, porque para siempre es su amor'». Dios «habló» claramente y el ejército de Josafat derrotó a sus enemigos.

6. A través de las circunstancias

Dios habla a través de las circunstancias, pero es bueno probar las conclusiones con otras evidencias. Dios es un Dios santo y, a menudo, utiliza las circunstancias para llamar nuestra atención. Pero normalmente lo confirma de otras maneras. A través de mucha oración, buscando la Palabra de Dios o hablando con otras personas.

A veces Dios usa nuestras circunstancias para probar nuestra fe. No siempre sabemos interpretar las cosas que nos suceden. Una de las primeras cosas que suelo preguntarle a Dios cuando las circunstancias cambian es: «Dios, ¿hay algo que quieras enseñarme a través de esto?«.

7. A través de su Espíritu

Algunos pueden llamarlo «los susurros de Dios», mientras otros dicen que es: «La voz apacible y delicada de Dios». Estamos hechos a imagen de Dios, y cuando confesamos a Jesús y lo seguimos, Su Espíritu viene a vivir en nosotros.

El Espíritu de Dios nos habla a través de nuestra conciencia, ayudándonos a tomar la decisión correcta. Cuando somos tentados, ese mismo Espíritu nos advierte y nos empuja a hacer lo correcto.

Y, otra cosa, ¿por qué diez personas pueden «escuchar» un mismo sermón y cada persona sale con una verdad diferente? En algunos casos, el orador nunca dijo lo que la gente pensó «escuchar». Eso puede ser resultado de que el Espíritu de Dios habla de forma personal, da una palabra de verdad viva a cada uno. 

8. A través de la oración

A menudo, mediante una combinación de ayuno y oración, nuestra mente se vuelve más clara y nuestro corazón se vuelve más sensible a Dios. Una vez más, es posible que no escuchemos la voz literal de Dios, pero Su Espíritu nos confirma en una dirección y nos da una respuesta.

Mientras oramos el Espíritu de Dios nos recuerda una Escritura o una verdad en Su Palabra que podemos aplicar directamente a una situación concreta. Pasa un día, una semana, tal vez incluso meses. Entonces, un día, mientras nos duchamos o caminamos, nos llega un pensamiento: ese suave «susurro» que sólo puede provenir de Él, que llega acompañado de Su paz.

Por último, Dios es creativo y habla de muchas maneras, incluso a través de milagros. En otros países donde el cristianismo es tabú, Dios también se revela repetidamente a través de los sueños. Un no cristiano que nunca ha oído hablar de Jesús sueña con Él, pero no sabe quién es ese «hombre». Entonces llega un enviado, pone una película sobre Jesús, y el que lo ha soñado reconoce al hombre de su sueño: ¡Es Jesús, el Hijo de Dios!

PUBLICADO ANTES EN «RELIGIÓN EN LIBERTAD»