22/05/2024

El obispo de Barbastro lleva al Opus Dei a un proceso civil por el santuario de Torreciudad

El llamado caso Torreciudad vuelve a estar de actualidad y el diálogo entre diócesis de Barbastro-Monzón y Opus Dei parece que se rompe, al menos por el momento.

El medio Religión Confidencial publicó recientemente que «el obispo Ángel Javier Pérez Pueyo presentó el pasado 22 de julio en el juzgado de Primera Instancia de Instrucción número 2 de Barbastro una demanda, al principio de conciliación, contra el Opus Dei y la entidad mercantil Desarrollo Social, S. A., que integra a la antes denominada Inmobiliaria General Castellana, S. A., la sociedad a la que, según el contrato, se hizo la cesión original».

Sin embargo, la diócesis y medios como El Diario de Huesca aseguran que no trataría de una «demanda» sino un acto de conciliación. «Un acto de conciliación no supone en ningún caso una denuncia» y señalan que se trata «de un medio previsto por la ley para alcanzar un acuerdo de forma extrajudicial», por lo que entiende que es una vía para «abordar sin lastres el proceso de negociación abierto para solventar las irregularidades existentes en la relación entre Torreciudad y la diócesis de Barbastro-Monzón», comentan desde la diócesis.

Terminar con el contrato de 1962

Barbastro es una diócesis pequeña y envejecida con menos de 100.000 habitantes, mientras que el santuario recibe cada año más de 200.000 visitantes.

La demanda o acto de conciliación buscaría instar a la prelatura y a la entidad mercantil a la resolución del contrato suscrito con la diócesis el 24 de septiembre de 1962, denunciar el contrato por considerarlo nulo y por incumplimiento de contrato, además de la resolución del contrato de cesión del derecho de la exposición de la imagen de Nuestra Señora de Torreciudad.

Según algunos medios, la diócesis pedía, además, que se restituya la talla de la imagen de la Virgen de Torreciudad a su ubicación original, y que se realicen todas las actuaciones necesarias para la reversión a la diócesis de la Ermita, Hospedería y dependencias ajenas.

La diócesis señala que antes de llevarlo a un juzgado ha realizado «numerosos intentos por mi parte de solucionar extrajudicialmente la pretensión requerida«, pero, el Opus Dei, «ha hecho caso omiso a mis requerimientos», a pesar de haberle facilitado «un informe jurídico en base al cual fundamento mi pretensión de nulidad del contrato de censo enfitéutico y la restitución de la talla de Nuestra Señora de Torreciudad», explica el obispo ante el juzgado.

El acto de conciliación había sido fijado para el pasado día 20 de diciembre, pero no pudo realizarse por la incomparecencia de la parte demandada, el Opus Dei y la mercantil Desarrollo Social S.A. Según algunos medios, el Opus Dei no acudió a la conciliación porque «supondría un reconocimiento de las reclamaciones de la otra parte y asumir el participar en una vía jurídica, cuando nuestra pretensión es que se resuelva de otro modo«.

Ahora, sin que se haya resuelto ante el juzgado la conciliación, la diócesis debe decidir si se ratifica en la reclamación y presenta un escrito de demanda, o desiste de este procedimiento por la vía civil. Desde el obispado, informa ABC, se indica que «todavía no se ha decidido nada al respecto» y reiteran que su prioridad ha sido «siempre, desde el inicio, alcanzar un acuerdo».

Un conflicto que se enquista

El pasado 18 de julio de 2023, la diócesis de Barbastro-Monzón, y su obispo Ángel Javier Pérez Pueyo, informaron de que el rector del santuario de Torreciudad, Ángel Lasheras, sería remplazado el 1 de septiembre por José Mairal. El Opus Dei, a la que pertenece el templo según sus estatutos, mostró «sorpresa» ante la noticia, pues entendía que «no correspondía al obispo llevar a cabo este nombramiento«.

Un mes después, el 20 de agosto, en medio de tensiones evidentes, el obispo envió un mensaje de colaboración a la Prelatura. En el mismo santuario afirmó que «pese al ruido mediático» que pretende «enfrentar» a la Prelatura con la diócesis, «desde el Obispado de Barbastro-Monzón» siempre encontrarían «la mano tendida».

Posteriormente, el pasado 10 de septiembre, Ángel Pérez Pueyo, obispo de Barbastro-Monzón, publicó una carta explicando que su voluntad para el Santuario de Torreciudad era «conformar equipos mixtos», es decir, con «presencia de sacerdotes diocesanos y de las respectivas instituciones religiosas«, para «propiciar la comunión eclesial«.

El 14 de septiembre, días después de esta última carta, el sacerdote Ángel Lasheras, ex rector del Santuario de Nuestra Señora de Torreciudad, publicó una carta en la que animaba a la participación de los fieles en la Jornada Mariana de la Familia y pedía perdón por los errores que haya podido cometer desde el nombramiento de su sucesor.

A finales de noviembre, cuando los obispos españoles estaban con el Papa para hablar sobre los seminarios, el obispo Pérez Pueyo aprovechó para tratar la cuestión. Según hizo público en Torreciudad, para «ratificar que este obispo y esta diócesis de Barbastro-Monzón, siempre han procedido conforme a derecho» y para «ofrecer la posibilidad de erigir este templo como santuario diocesano«.

Apenas tres días después, el 2 de diciembre, la diócesis procedía a comunicar al Opus Dei y a la sociedad mercantil Desarrollo Social, S.A. «la resolución del contrato de censo enfitéutico suscrito en fecha de 24 de septiembre de 1962» y procedía «a denunciar el mismo por nulidad de pleno derecho de este, así como subsidiariamente por incumplimiento de las condiciones estipuladas en el referido contrato».

PUBLICADO ANTES EN «RELIGIÓN EN LIBERTAD»