23/02/2024

El Papa cierra 2023 llamando a vivir con gratitud, «de forma distinta a la mentalidad mundana»

El Papa Francisco ha presidido en la basílica de San Pedro las vísperas de la solemnidad de María Madre de Dios y el tradicional Te Deum de acción de gracias por el año 2023. Y en su alocución llamó a vivir con gratitud y esperanza cristiana “de forma distinta a la mentalidad mundana”.

De este modo, el Papa afirmó que “la fe nos permite vivir esta hora de forma distinta” ya que “la fe en Jesucristo, Dios encarnado, nacido de la Virgen María, da una nueva forma de sentir el tiempo y la vida”. Y para ello, habló de dos palabras: gratitud y esperanza.

“Algunos dirán: ‘Pero ¿no es eso lo que hace todo el mundo en esta última noche del año? Todo el mundo da gracias, todo el mundo espera, sea creyente o no’. Tal vez lo parezca, y tal vez lo sea. Pero, en realidad, la gratitud mundana, la esperanza mundana son aparentes; les falta la dimensión esencial que es la relación con el Otro y con los demás, con Dios y con los hermanos”, afirmó.

Sin embargo, explicó que esa gratitud y esperanza mundanas “están aplastadas sobre el yo, sobre sus intereses, y por eso les falta el aliento, no van más allá de la satisfacción y el optimismo”.

Pero recalcó que “en esta Liturgia se respira otra atmósfera: la de la alabanza, de asombro, la de la gratitud. Y esto sucede no por la majestuosidad de la Basílica, no por las luces y los cantos; estas cosas son más bien la consecuencia, sino por el Misterio que la antífona del primer salmo expresaba así: ‘¡Maravilloso intercambio! El Creador tomó un alma y un cuerpo, nació de una virgen; […] nos da su divinidad’”.

Tal y como recoge Aciprensa, Francisco resaltó que “la Liturgia nos hace entrar en los sentimientos de la Iglesia; y la Iglesia, por así decirlo, los aprende de la Virgen Madre”.

“Pensemos en la gratitud que debió de sentir María al contemplar a Jesús recién nacido. Es una experiencia que sólo puede tener una madre, y sin embargo, en ella, la Madre de Dios, tiene una profundidad única, incomparable”, indicó.

De este modo, señaló que “María sabe, ella sólo con José, de dónde viene ese Niño. Sin embargo, Él ahí está, respirando, llorando, necesitando de comer, ser cubierto, cuidado. El Misterio da espacio a la gratitud, que surge de la contemplación del don en la gratuidad, mientras se ahoga en la ansiedad del tener y del parecer”. 

El Papa Francisco subrayó que “la Iglesia aprende la gratitud de la Virgen Madre. Y aprende también la esperanza”. “Lo de María y de la Iglesia no es optimismo, es otra cosa: es fe en Dios que es fiel a sus promesas; y esta fe toma la forma de esperanza en la dimensión del tiempo, podríamos decir ‘en camino’. El cristiano, como María, es un peregrino de esperanza. Y este será el tema del Jubileo de 2025: ‘Peregrinos de la esperanza’”, incidió.

PUBLICADO ANTES EN «RELIGIÓN EN LIBERTAD»