25/02/2024

Fundación Madrina lamenta que el Estado deje desprotegidas a casi un millón de familias vulnerables

La Fundación Madrina ha emitido una alerta indicando que el Estado destinará únicamente el 1,44% del presupuesto requerido para paliar la pobreza infantil en España, dejando desprotegidas a más de un millón de familias en situación de vulnerabilidad.

Según un reciente Real Decreto, se destinarán tan solo 95.463.403,33 euros para estas familias, a pesar de que Madrina estima que se necesitan 6.591.915.417,60 euros para cubrir sus necesidades básicas.

El Estado atiende a un 5,99% de familias pobres

El estudio realizado por Madrina revela que el Estado cubrirá únicamente el 5,99% de las familias bajo el umbral de la pobreza, dejando a la mayoría sin el apoyo adecuado. Además, se han identificado diferencias de hasta 25 puntos porcentuales entre la subvención otorgada por el Real Decreto a cada comunidad y su indicador de pobreza, lo que agrava aún más la desigualdad.

Una de las preocupaciones manifestadas por Madrina es la insuficiencia de las cantidades asignadas por el Real Decreto para cubrir las necesidades alimentarias de las familias en pobreza severa. Mientras que la organización estima que una familia con un menor lactante requiere un gasto mensual de 430 euros, el Real Decreto cifra este valor entre 130 y 220 euros para familias numerosas. Para la Fundación Madrina, esta disparidad perpetúa la desigualdad y la situación de pobreza en la que se encuentran estas familias.

El informe del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales ha dejado claro que «su responsabilidad no es paliar la pobreza de las familias, dejando en manos del sector privado y las ONGs la tarea de cubrir la falta de apoyo del Estado».

Es por ello que Fundación Madrina hace un llamamiento para concienciar sobre la importancia de garantizar el acceso de todos los niños a una alimentación sana y equilibrada, incluyendo frutas y otros alimentos esenciales que se han excluido de su dieta debido al aumento de los precios y estas políticas sociales de ingeniería social excluyente.

La propia administración reconoce en un informe público que los fondos europeos no son suficientes para sacar a las familias de la pobreza, por lo que se espera que las ONG asuman la responsabilidad de alimentar a las familias que el Estado no cubre.

Esta carga recae nuevamente sobre la sociedad civil y las fundaciones privadas, generando una injusticia social al no garantizar el acceso universal a la alimentación para los más vulnerables.

Otra preocupación que plantea Madrina es el cambio de las cestas de alimentos por tarjetas o vales de comida, lo que podría crear retrasos en la asistencia y dejar fuera del recurso a más del 70% de las familias necesitadas debido a los requisitos administrativos exigidos y la exclusión administrativa y legal que presentan actualmente las familias demandantes de alimentos.

Además, la entidad teme que esta medida agrave el problema de la pobreza infantil severa que ya hay en España y ponga en peligro la supervivencia de muchas familias vulnerables que actualmente se benefician de estos alimentos financiados con fondos europeos. De hecho, España es uno de los países con más «pobreza infantil» de Europa.

«Tarjeta monedero»: insuficiente 

Madrina denuncia que la entrega de la «tarjeta monedero» beneficiará a tan solo el 1.4% de las familias que realmente lo necesitan. La «tarjeta monedero» no llegará a los que más lo necesitan. El 70% de las familias necesitadas no cumplirán requisitos.

Para solicitar la «tarjeta monedero», las familias deberán cumplir con una serie de requisitos administrativos y legales, como tener ingresos bajos, regularización administrativa o estar en situación de vulnerabilidad. La exclusión legal y administrativa de la mayor parte de las familias vulnerables, generará que tan solo cubra el 30% de las familias realmente necesitadas.

La «tarjeta monedero» comprará alimentos y productos de primera necesidad a un precio superior de supermercado con relación a la compra realizada hasta ahora, por lo que se verá limitada la capacidad de compra de las familias para elegir los alimentos que necesiten. Restricciones de alimentación infantil: La «tarjeta monedero» no contempla su uso para productos de alimentación e higiene infantil, por lo que aumentará la exclusión infantil.

La «tarjeta monedero» solo se recargará durante 3 meses por importe de 130 € / mes y 220 € / mes en el caso de familia numerosa. Madrina entiende que en 3 meses no sale una familia de la pobreza severa y el gasto mensual de las familias en alimentos lo calcula en 4 veces superior al cálculo administrativo, llegando a los 443€/mes, según datos de la Fundación Madrina.

La «tarjeta monedero» puede generar lo que pretende eliminar, un estigma que produzca más exclusión social para las familias que la reciben. Esto provocaría que las familias se sientan más discriminadas, dependientes y más fiscalizadas por el Estado.

Puedes colaborar en: fundacion@madrina.org  y en la página web.    

PUBLICADO ANTES EN «RELIGIÓN EN LIBERTAD»