17/04/2024

Jesús Higueras: «Queremos un Dios a nuestra imagen, diciendo a todo que sí y que exija lo mínimo»

El sacerdote Jesús Higueras (1963) es párroco de Santa María de Caná (Pozuelo de Alarcón, Madrid) y licenciado en Teología. Colaborador de diferentes medios de comunicación, ha sido auditor en el Sínodo de los Obispos sobre la Nueva Evangelización (2012) e imparte ejercicios espirituales y conferencias en España y Latinoamérica.

Higueras acaba de publicar Para entender tu corazón, (Patmos). Una obra que sirve de guía para muchos creyentes de hoy que están confusos, con un Dios confeccionado a su medida, y buscan, insatisfechos, un camino que no dependa de opiniones y teorías, un camino que es Cristo.

Puedes adquirir aquí ‘Para entender tu corazón’, de Jesús Higueras. 

Para llegar a ello, el sacerdote propone seguir la historia de una mujer de Samaria, entre Galilea y Judea, que atraviesa una situación de dolor y discriminación social. Su pueblo es despreciado por los judíos, y ella es, además, despreciada entre los suyos. Su corazón está confuso. Pero un encuentro casual va a cambiarlo todo en un instante.

Religión en Libertad charla con Jesús Higueras para tratar algunos de los aspectos más interesantes de Para entender tu corazón.

-¿Por qué ha escrito este libro? ¿qué necesidad vio?

-La motivación para escribir el libro es que a través de estos años de confesiones y direcciones espirituales he encontrado muchas personas que confunden lo que es la dimensión puramente biológica de la dimensión psicológica y de la dimensión espiritual.

»Muchos tienen dudas, ¿esto será una sugestión?, ¿esto será un sentimiento?, ¿es realmente el espíritu de Dios actuando en mí? Es una guía práctica y sencilla para intentar ayudar a las personas que quieren realmente saber cómo es la acción de Dios en cada uno, y distinguir claramente las operaciones psicológicas de las espirituales.

-Utiliza en el libro la figura de una mujer de Samaria…

-Esta mujer de Samaria viene a representar a todas aquellas personas que teniendo una intuición religiosa y teniendo una vida rota, descuadernada, siguen deseando en el fondo de su corazón acercarse a Dios, ellos están cerca y es Dios el que se acerca a ellos. Por eso creo que esta mujer representa a muchísimas personas de nuestro tiempo, que tienen una noción confusa de Dios, pero no saben acercarse a Él. 

-¿Y el título?

-Somos unos perfectos desconocidos para nosotros mismos, y muchas veces cuando emergen sentimientos de frustración, ansiedad, de gozo, de tristeza, de alegría o de euforia, no sabemos por qué, no sabemos cuáles son los resortes, cuáles son las razones, los recursos, y creo que de la mano de Cristo siempre puede uno profundizar. Si uno se entiende mejor a sí mismo entenderá mejor la acción de Dios en su alma y tendrá una relación más sana y más completa con Dios.

-Dice en la contraportada que hay «muchos creyentes confusos con un Dios confeccionado a la medida» y que la clave de todo es «un encuentro personal con Cristo»…

-Hay muchos creyentes confusos con un Dios que se han hecho a su medida, es verdad que Dios nos crea a su imagen y semejanza pero nosotros nos hacemos un Dios a nuestra imagen y semejanza. Porque somos cómodos, porque no nos gusta un Dios que nos saque de nuestro espacio de seguridad y queremos hacernos un Dios que nos diga a todo que sí, que nos trate muy bien y que nos exija lo mínimo.

»Así nunca encontraremos al verdadero Cristo, solo en Jesús encontramos los verdaderos rasgos del amor de Dios, la verdadera identidad de Dios. Jesús es el portal para la Trinidad, y si no tenemos un encuentro con Cristo es imposible que tengamos un conocimiento de Dios.

Puedes adquirir aquí ‘Para entender tu corazón’, de Jesús Higueras. 

-¿Cómo puede ayudar este libro a los que están más alejados de Cristo?

-Este libro lo he pensado para personas que están mas alejadas de Cristo, que piensan que la religión cristiana es que, dentro del supermercado de las ideologías, es una ideología más, o incluso dentro del supermercado de las opciones morales.

»Sin embargo, el cristianismo no es ninguna opción moral ni por supuesto una ideología, el cristianismo es un hecho que sucede dentro de mí, y ese Cristo viene a buscarme como la samaritana, en mi dimensión espiritual, y luego afecta a la psicológica incluso a la biológica. Cristo se encuentra conmigo en el centro de mi corazón.

-¿Y a aquellos creyentes que no encuentran un sentido a la vida?

-Para hacer un buen discernimiento es necesario saber cómo habla Dios, a través de qué canales, de qué medios. Además de la historia o de la Palabra revelada, Dios habla a través de la conciencia. Se trata de reconocer que, en ese santuario que es la conciencia, Dios nos está diciendo muchas cosas respecto a nuestra vocación y al sentido de la vida.

-En el libro se habla de la «exaltación de la fealdad» y de que crear belleza es crear esperanza… 

-Hablo de la exaltación de la fealdad porque el hombre se aleja de Dios, de la luz, de la belleza. Benedicto XVI hablaba de la Via pulchritudinis, del camino de la belleza para acercarnos a Dios. Toda belleza es un reflejo de Cristo, y como la belleza es como la verdad, que siempre atrae al hombre, creo que es un camino muy necesario para la nueva evangelización, que es encontrarse con la belleza del amor de Dios, la belleza de Cristo.

-También menciona la importancia de la adoración… 

-La adoración es un hecho que estamos viviendo en la Iglesia de un modo renovado, de un modo fuerte. Tenemos la experiencia de que gran parte de los encuentros de millones de personas con Jesucristo vivo y resucitado son a través de la Eucaristía, y a través de la adoración eucarística.

»Somos conscientes y queremos facilitar y abrir las puertas. Es verdad que en ningún momento se puede degradar el respeto, la honra, esa dimensión sagrada de la Eucaristía, pero desde esa sacralidad debemos también provocar un encuentro con Jesucristo resucitado.

-Se sabe que la samaritana tenía vergüenza de su pecado por la hora a la que iba al pozo… ¿Qué palabra tiene para alguien que, como la samaritana, cae una y otra vez en lo mismo?

-Mucha gente no se atreve a abrir su corazón porque se avergüenza de sí mismo, son personas que no están reconciliadas con su historia, son personas que tienen clara conciencia de que han hecho las cosas mal, y necesitan saber que es Dios el que sale al encuentro.

»Es Dios el que te viene a buscar y el que no se avergüenza de ti, de cómo eres, no como te gustaría ser, sino cómo eres ahora. Caeremos una y muchas veces en la misma tentación, pero Cristo siempre nos perdona.

-En uno de los últimos capítulos habla del amar y dejarse amar como la singularidad del cristianismo… 

-Hablamos de la singularidad del cristianismo como el dejarse amar por Dios, y que ese amor que hemos recibido lo podemos transmitir a los demás. Esto es algo muy particular, muy exclusivo del cristianismo, porque primero sucede el fenómeno del amor que recibo, si no recibo amor, no puedo dar amor, y como Dios no puede hacer otra cosa que amar, solo cuando nos sabemos incondicionalmente amados podemos amar con ese estilo.

-Cierra el libro hablando de la oración… ¿Cómo de necesaria es para nuestro tiempo?

-El libro termina hablando de la oración porque es verdad que ese momento de silencio, de encuentro, de estar cara a cara, de dejar en ese silencio que Él nos diga cosas, es cuando se produce la transformación del corazón y se produce esa visita clarísima del Espíritu Santo al centro de nuestro ser, a ese manantial donde brota la vida espiritual que luego fecunda la vida psicología y biológica.
 
 
»Es un libro muy pensado para los jóvenes y para las personas que creen que el cristianismo es una opción más y se olvidan de que Jesucristo es alguien actual, presente, que interviene desde el centro del corazón.
 

PUBLICADO ANTES EN «RELIGIÓN EN LIBERTAD»