25/06/2024

La hermosa devoción de las tres Avemarías

Vista de una imagen de Nuestra SeÒora de F·tima durante la procesiÛn anual al Santuario de F·tima (Portugal). Foto/EFE

La hermosa devoción de las tres Avemarías
Quien rece diariamente las tres Ave Marías, recibirá su auxilio durante la vida y una especial asistencia al momento de su muerte.
«Sí que lo haré; pero quiero que por tu parte me reces diariamente tres Avemarías. La primera, pidiendo que así como Dios Padre me encumbró a un trono de gloria sin igual, haciéndome la más poderosa en el cielo y en la tierra, así también yo te asista en la tierra para fortificarte y apartar de ti toda potestad enemiga. Por la segunda Avemaría me pedirás que así como el Hijo de Dios me llenó de sabiduría, en tal extremo que tengo más conocimiento de la Santísima Trinidad que todos los Santos, así te asista yo en el trance de la muerte para llenar tu alma de las luces de la fe y de la verdadera sabiduría, para que no la oscurezcan las tinieblas del error e ignorancia. Por la tercera, pedirás que así como el Espíritu Santo me ha llenado de las dulzuras de su amor, y me ha hecho tan amable que después de Dios soy la más dulce y misericordiosa, así yo te asista en la muerte llenando tu alma de tal suavidad de amor divino, que toda pena y amargura de muerte se cambie para ti en delicias».
Ésta no sería la única revelación que tendría una santa en relación con la devoción de las tres Avemarías. Otra religiosa contemporánea a Matilde, Santa Gertrudis, conocida como «La Grande», tuvo una hermosa visión que confirmaría la otra revelación. Así ocurrió: eran las vísperas de la fiesta de la Anunciación, y al cantar el Avemaría, Gertrudis vio de repente cómo emergían del Corazón del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo como tres fuentes de agua que penetraban en el Corazón de María Santísima. Al instnate escuchó una voz que le dijo:
Modo de rezar las tres Avemarías:
María Madre Mía; líbrame de caer en pecado mortal.
Por el poder que te concedió el Padre Eterno.
Avemaría…
Por la sabiduría que te concedió el Hijo.
Avemaría…
Por el Amor que te concedió el Espíritu Santo.
Avemaría…
Se finaliza con un Gloria… y la jaculatoria «María, por tu Inmaculada Concepción, purifica mi cuerpo y santifica mi alma» (La cual concede Indulgencia parcial otorgada por San Pío X).