21/02/2024

La nieve y frío no asustó a la Marcha por la Vida de Washington… pero sí a los abortistas

Una vez más, como cada mes de enero, decenas de miles de manifestantes provida marcharon hacia el Capitolio de EEUU en Washington, pero este año celebrando la revocación de la doctrina Roe vs. Wade (que retorna a cada estado el derecho de legislar sobre el aborto) y pidiendo crecer en conciencia provida y leyes que defiendan la vida del no nacido y apoyen a las embarazadas.

Este año la marcha transcurrió bajo unas temperaturas gélidas y constante nieve, pero los manifestantes (jóvenes y mayores, y también niños) no se amedrentaron y salieron por miles.

Los proaborto se asustaron con el frío

Cada año suele acudir uno o dos grupos con algunas docenas de contramanifestantes pro-aborto, y este año había una cita convocada en ese sentido, pero los organizadores (el grupo abortista Reproaction) se echaron atrás. Según informa LifeSiteNews «de los 14.000 seguidores del grupo en Facebook, la publicación de Facebook solo recibió 7 reacciones emoji positivas y ningún comentario. En X, donde el grupo tiene 10.700 mil seguidores, solo obtuvo tres me gusta«.

Queda claro que no había entusiasmo entre los abortistas por salir al frío y la nieve, y el viernes por la mañana anunciaron que se cancelaba la concentración proaborto «para poner la seguridad primero», y acusando a los provida de poner en peligro a los niños por llevarlos de manifestación con frío (aunque, evidentemente, bien abrigados).

Manifestantes de la Asociación Médica Católica, con las batas sobre los abrigos, en la March for Life 2024 de Washington.

Banderas argentinas ante los oradores de la March for Life 2024 de Washington.

«No me callaré cuando más necesitan»; «el aborto acaba con una historia que Dios quiere escribir»… abundan los carteles creativos en las Marchas por la Vida.

Oración previa en la basílica: 6.000 católicos

Cada año, en la víspera de la Marcha se organizan en Washington eventos de distintas asociaciones y también de distintas comunidades religiosas ligadas a la defensa de la vida. Los católicos suelen organizar una misa y una adoración en la víspera en la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción (la Inmaculada, por herencia hispánica, es la patrona de EEUU). Más de 6.000 personas llenaron la basílica a rebosar.

Aquí, completo, el vídeo de la misa y vigilia de adoración en la Basílica de la Inmaculada de Washington, el día antes de la Marcha por la Vida de 2024:

El obispo de Arlington, Michael Burbidge, pidió a los fieles que «lleven la luz a los rincones más oscuros». Burbidge, que preside el Comité Pro-Vida de los obispos estadounidenses, dijo que, aunque es necesario ser «estratégicos» en los estados «donde hay victorias que conseguir», «no debemos perder la esperanza» en los estados donde el derecho al aborto ha sido consagrado por leyes estatales.

«Como Jesús, no basta con reservar nuestro mensaje para quienes lo recibirán fácilmente y perseguir victorias sólo en aquellos lugares donde es probable que ganemos. Debemos persistir en aquellos lugares donde nuestro mensaje es rechazado. Debemos llevar la luz a los rincones más oscuros», afirmó.

«Si el último año y medio nos ha enseñado algo, es esto: Dobbs no es el final. Es una victoria -una victoria tremenda-, pero no decisiva», dijo, sobre el cambio legal que devuelve a cada estado la capacidad de legislar el aborto (o prohibirlo).

El aborto sigue amenazando a niños y madres, y las familias siguen necesitando «recursos, apoyo y amor», dijo.

«El derecho a controlar tu cuerpo no incluye el derecho a destruir el cuerpo de otro», dice el cartel bajo la nevada.

«La vida es un derecho humano»; «defender al no nacido y sus mamás», carteles de la Alliance Defending Freedom.

«La vida es nuestra revolución»; «la muerte no es bienvenida aquí»: pancartas provida ante el capitolio de Washington. 

Este año el primer orador fue un obispo ortodoxo antioqueno

En la Marcha en sí, el viernes por la mañana, miles de personas desafiaron la intensa nevada, con el lema “Con cada mujer, por cada niño”.

Tras el mediodía hablaron los oradores, empezando por el obispo para Norteamérica de la Iglesia Ortodoxa Antioquena, John Abdalah (nacido y criado en Boston). El obispo ortodoxo animó a orar por los niños nonatos y por sus familias, y para que Dios ilumine a los legisladores y autoridades.

Jeanne Mancini, presidenta de la March for Life de Estados Unidos, recordó que «según dicen los estudios, el 60% de las mujeres que eligieron abortar declaran que habrían optado por la vida si hubiesen tenido un mayor apoyo». Así, el apoyo a las familias y embarazadas salva vidas.

«¿Qué es lo que más necesita una mujer cuando enfrenta un embarazo no planificado? No necesita alarmismo, no necesita que la avergüencen. Necesita escuchar: ‘¡Tú puedes con esto y yo te ayudaré!'», proclamó Mancini ante la multitud. Sobre todo, dijo, «necesita saber que no estará sola».

«Seguiremos marchando cada enero (…) hasta que las leyes de nuestra nación reflejen la verdad básica de que cada vida humana es creada con igual dignidad y merece ser protegida», anunció. «¡Seguiremos marchando hasta que el aborto sea algo impensable!».

El presidente de la Cámara: «Mis padres adolescentes eligieron la vida»

En representación del ámbito político, fue invitado al estrado Mike Johnson, presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos. El político del Partido Republicano indicó que este “es un momento crucial” para ayudar a las madres y a sus hijos. Remarcó que los derechos de los estadounidenses “no vienen del gobierno, sino que vienen de Dios”.

Yo mismo fui producto de un embarazo no planificado. En enero de 1972, sólo un año antes de Roe v. Wade, mis padres adolescentes eligieron la vida y estoy profundamente agradecido de que lo hicieran”, expresó.

La oración de cierre fue dirigida por el pastor Greg Laurie, acompañado de su esposa. Los manifestantes marcharon bajo la nieve hasta el Capitolio y el Tribunal Supremo, agitando sus carteles (algunos muy creativos) y cantando consignas.

«La vida es nuestra revolución», «ámales a los dos»: algunos carteles ante la tribuna de oradores.

La parroquia de la Natividad acudió con carteles: «adopción, opción que ama»; «provida, la voz para los sin voz». 

El texto bíblico de Jeremías 1,5 muestra que los antiguos ya tenían claro que Dios ama y cuida a la persona humana mucho antes de nacer: «Antes de formarte en el seno materno, ya te conocía; antes de que nacieras, ya te escogí».

Encuestas: la población acepta poner límites al aborto

Con Roe vs. Wade, el aborto prácticamente no tenía límite alguno y se practicaba hasta el momento del parto en muchos lugares. Esto sigue siendo así en muchos sitios, pero no en los mismos que antes: cada estado debate las leyes, el tema se habla a nivel regional y local y cada político ha de decidir su postura sin poder esconderse mucho del asunto.

La Encuesta 2024 Caballeros de Colón-Maristas indicaría que el 66% de los estadounidenses apoyan poner límites legales al aborto, y que casi 6 de cada 10 apoyan limitar los abortos para que solo se permitan en los tres primeros meses de embarazo. Aunque muy lejos de lo que querrían los provida, eso implicaría una fuerte limitación de este macabro negocio.

El mismo sondeo detecta que el 83% de los estadounidenses apoya los centros de recursos para embarazadas, que ofrecen apoyo a las madres tanto durante el embarazo como después del nacimiento del bebé. Dos tercios de encuestados apoyan la objeción religiosa del personal sanitario contra el aborto y el 86% de los encuestados cree que las leyes pueden proteger tanto a la madre como al feto.

El máximo líder de los Caballeros de Colón (la mayor asociación católica de EEUU, que en parte funciona también como una mutua de seguros), Patrick Kelly, declaró: «Estoy muy orgulloso de que nuestros Caballeros en EEUU y Canadá hayan recaudado más de 7 millones de dólares para apoyar estos centros vitales [para embarazadas] a través de nuestro programa de Ayuda y Apoyo después del Embarazo. Los Caballeros también han financiado la compra de más de 1.790 equipos de ultrasonidos, permitiendo que aproximadamente 1,5 millones de madres puedan ver a sus bebés nonatos. Los Caballeros de Colón seguiremos trabajando incansablemente en nuestra misión hasta que el aborto sea impensable», proclamó.

Programa de 3 horas de la EWTN en español, con entrevistas y testimonios (bajo la nieve) con la Marcha por la Vida de Washington de enero 2024:

PUBLICADO ANTES EN «RELIGIÓN EN LIBERTAD»